Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Mi Pequeño Rincón Me Espera

31 mayo 2008

23 Vencidos


Siempre que estoy peor anímicamente, cansado, con ganas de pensar, o con ganas de dejar la mente en blaco, y estoy en Las Mayoralas, me voy de mi cas,a y voy hacia el río, hacía el pantano, porque, no sé si lo habré dicho alguna vez, mirar el agua me relaja, me ayuda a pensar. Y lo cierto es que al pasar allí, 10, 15, o 40 minutos, me quedo mucho más tranquilo, más relajado, y con las ideas y la mente más ordenada...

Este fin de semana, por problemas personales, no he podido ir al campo, no he podido ir a el mismo lugar, a pensar, a reflexionar, y desde hace tiempo, me está haciendo falta ir allí, pensar, pensar en este blog, que desde hace algunos días, me siento como si no tuviera nada que contaros, el martes me vino a la cabeza inspiración para un poema, que no he podido acabar porque esa inspiración se ha esfumado...

Mis musas siguen allí en aquellas aguas, esperándome, y yo sigo aquí, pensando en ellas, rogándoles porque vengan, pero le tienen miedo a la ciudad, allí en Las Mayoralas son libres, corretean por mi mente, hacen que escriba los versos más bellos, las entradas que más me gustan, mis novelas... pero, aquí, no tengo nada, sólo un montón de dudas en la cabeza, que ocultan mis leves instantes de inspiración.

Esta falta de inspiración la nota hasta cuando os comento a vosotros, e intento ocultarla, dejar los comentarios para el día siguiente, poruqe, por lo general, cuando escribis os leo, y os comento algo más tarde, para intentar tener las ideas claras, y no todas esas dudas ocultando mis pensamientos.

Esto, no es un adiós, de eso estoy seguro, porque aunque ahora mismo no tenga mucho que contaros, siempre hay algo que contar, y por suerte, sé que estaréis ahí para escucharlo. ¿Es un Hasta Luego? Pues, qué queréis que os diga, sinceramente no lo sé... Igual me visitan las musas mañana, igual tengo que ir yo a por ellas, igual se mueren por siempre y no las recupero, en cuyo caso os avisaría, o igual ese luego no llega...

Yo, diría que este "instante" no será excesivamente largo, yo soy el primero que no quiere que lo sea, pero, he de encontrar mis musas, he de escribir ese poema, ese texto, que recobre la ilusión en mi, que me aclare las ideas...

Durante este tiempo os seguiré comentando, pero, quizás no cuando escribáis, pero, un par de días después... Muchas gracias a todos, espero volver pronto...

¿Cómo hacerlo?

29 mayo 2008

13 Vencidos


Fe

28 mayo 2008

5 Vencidos


¿Y yo?

24 Vencidos

¿Qué he de hacer cuando llegues?
¿Qué he de hacer cuando te encuentre?

De Nuevo Al Bosque

25 mayo 2008

7 Vencidos



¿Qué he hecho? ¿Por qué? ¿Por qué yo? –Esas eran las únicas palabras que recorrían la mente del joven cuando abrió los ojos, se giró, y la miró a ella, allí estaba dormida aún, con el torso desnudo, pensó que sería el mejor momento para huir de aquella casa, de todas aquellas pesadillas, de aquel, sin estar muy seguro de que lo fuera, error. Quizás nunca encontraría su pasado, pero no podía crear un futuro sin antes buscar sus recuerdos.

Se vistió lo más rápido que pudo, y ella, seguía durmiendo. Recorrió la casa en busca de las llaves, y, de paso algo de dinero, y comida. Pensó que si el pueblo más cercano estaba a un par de días de camino, necesitaría coger algo de ropa, y buscó por la casa, consiguió unos pantalones vaqueros que podían estarle bien, una camiseta, una muda y unos calcetines, no era mucho; incluso podría no servirle, pero era lo mejor que tenía.

Cuando ya lo tenía todo, abrió la puerta, y volvió al bosque. Los vecinos podrían verle, pero, le daba igual, sólo quería huir de allí, y no volver por el pueblo en toda su vida. Así, que sin importarle nada, fue al bosque a, si aún estaba, recoger el macuto, por suerte aún estaba allí, tal y como lo dejó, guardó todo lo que había cogido en la casa de Aurora. Se quedó de pie pensativo, y se cargó el macuto en la espalda. Miró hacia el sol, y calculó dónde quedaba el sur, empezó a andar despacio, era de día, no debía tener miedo, podría encontrar el sur siempre que mirara al sol, no como en la noche que no tenía ningún punto de referencia.

Iba con un paso relativamente tranquilo, pero, escuchó unas voces que provenían de la aldea, o eso quiso pensar, y empezó a aligerar el paso, a correr desbocado como un lobo siguiendo su presa, corrió y corrió, sólo quería huir de allí, quería creer que encontraría su pasado lejos de aquella aldea, no podía quedarse allí, necesitaba encontrar a Raquel; además, si se quedaba allí tarde o temprano descubrirían lo del anciano, y él sería el principal culpable. Mientras corría y pensaba en esto, una de las veces en que giró su mirada para comprobar si aún se veía la aldea, que por suerte para él, ya no lo hacía, tropezó con una piedra, y rodó varios metros por el suelo.

Se había lastimado la muñeca izquierda, o eso quiso pensar, porque le dolía mucho, necesitaba inmovilizarse la mano, pero no sabía con qué, entonces cogió el cuchillo del macuto, se rasgó el pantalón que llevaba puesto, y hizo una venda bastante aceptable, con otro trozo del pantalón hizo una pequeña soga para apretarse la venda lo suficientemente fuerte como para que no se le cayera, e impedir los movimientos de la muñeca. Se sorprendió bastante de su habilidad en ese momento tan difícil, quizás en su pasado hubiera sido un hombre de campo, o tendría alguna relación con él.

Aprovechando esa situación, estaba algo dolorido por la caída y cansado por la carrera, quiso comer algo de pan, y alguna lata en conserva, apoyado en el tronco de un árbol, empezó a comer un poco de pan, con aquella lata, que tenía un sabor un tanto peculiar, y no sabía ni siquiera lo que era, porque el anciano la tenía sin etiquetar. Tras aquella lata de conserva tan repugnante, quiso empezar otra por si tenía mayor suerte. Y aunque le quedaban 5 latas más no lo hizo no sabía cuánto tenían que durarles, así que guardó el pequeño trozo de pan que le había sobrado, ya algo duro, echó el cuchillo y cerró el macuto.

Ya algo reposado y tranquilo, siguió andando hacia el sur, estaba lo suficientemente lejos de la aldea como para que no lo encontraran, si hubieran querido ya lo habrían hecho, por eso, fue andando, y no corriendo como antes de caerse. A lo lejos escucha el sonido de un riachuelo, o quizás un arroyo, se extraña porque el anciano no le dijo nada de que tenía que un arroyo para llegar al pueblo, pero, a la vez se alegra, podrá beber agua, y si el caudal es lo suficientemente grande, podrá darse una ducha y refrescarse. Aligera el paso, y en una pequeña veda ve que es un río, y lleva, quizás, demasiada agua para cruzarlo. Se acerca con un poco de miedo al agua, no recuerda haber visto antes unas aguas tan cristalinas en un río. Se acerca más, puede ver su rostro… y entonces…

¿Y tú?

23 mayo 2008

5 Vencidos

Te esperaré,
Te buscaré.

Walläda y Zaydûn

22 mayo 2008

11 Vencidos

-Walläda

Cuantos más ojos asombrados me contemplan,
más hermosos se hacen los versos
que por tu amor escribo. He sabido
que danzo y canto para ti desde el primer día de mi vida.
Cierro los ojos y te veo, sólo yo te conozco.
Hay quién pregunta el nombre
que alimenta de poesía mi galanura,
más he aprendido a callar, y sonrío.
Quiero ese secreto entre nosotros,
¿cuándo querrá el destino venir a desvelármelo?
Ya lo quiero y lo ansío, ya lo espero, y en él a solas
/me deleito.


-Zaydûn

Ya no soy quién fui, tú me has cambiado.
Te amo con toda mi vida, y todo mi corazón,
vives ya en mi alma, y ocupas todas mis ansias.
Me llenas de miedo con tu grandura, amor mío,
más no me rindo y no dejo de buscar
la palabra que te diga eso que yo no puedo,
y no dejo de pedir al cielo que me otorgues tu perdón
por no poder ofrecerte más que mi pobre muerte
/para colmarte.


-Walläda

Acepto tu muerte si viene detrás de tu beso.
Que venga primero tu abrazo desnudo,
tu talle de junco sobre mi cintura.
Me hace falta el silencio entre nuestras bocas
y que lo rompa el latido de tu pecho en mi oído,
/te necesito en mí
y que alojes tu nombre inmortal en mis estancias,
dame el aliento divino de tu piel enfebrecida...

Minutos antes...

21 mayo 2008

7 Vencidos

¿Cómo actuar en esos momentos en los que sabes que todo va a acabar?

Esos momentos en los que estás rodeado de personas, aparentemente, preocupadas, pero con la mente, y las voces, en otro lugar. Todas esas personas que, luego, hablarán en pasado, y te dirán "Lo Siento. Era muy buena"; desde mi punto de vista, en la mayoría de los casos, el colmo de la falsedad, la cima de la hipocresía... y a ti, sólo te queda asentir con la cabeza por respeto, por no mandarlos a todos más allá del hogar de Satán.

No soporto la hipocresía, esa "imitación empática" que se da en los funerales, los velatorios, y los momentos posteriores a ellos. Ahora mismo, estoy esperando otro fallecimiento, en este caso, el de mi abuela materna, estoy en mi cuarto, y en el salón, alrededor de 20 personas, sólo algunas de ellas están realmente preocupadas por mi abuela, y lo demuestran, no con estar aquí y hablando de cualquier cosa, sino estando, allí a su lado... El resto de personas, sólo hace molestar, e incordiar el preludio al descanso eterno.

¿Cómo actuar en esos momentos en los que sabes que todo acabó?


--Texto escrito el 18/05/2008, y modificado 21/05/2008--

Sin Encontrar Mi Lugar

6 Vencidos

En el blog de Las Mayoralas, comenté que eran la feria de Periana, y, como todos los años desde que tengo 13 o 14, este también he ido. Es cierto, que desde aquel momento hasta estos días han cambiado muchas cosas, aunque no todas, en aquel momento estaba sin encontrar mi lugar, y hoy también sigo así. Por aquella época, ya escuchaba heavy, pero, aún podía soportar el resto de la música, porque, antes de llegar a heavy, yo, también fui del Boom y del Disco Estrella, pero, hoy por hoy, sólo escucho heavy, no soporto otro tipo de música.

Mi familia, mis amigos, mi novia, mis allegados, se sorprenden (cada vez menos) de que estudie con heavy, de que me quede dormido escuchando heavy, pero, para mí, ese heavy forma parte de mi ser, de mi vida. Y, esto en la sociedad actual no es precisamente una ventaja, ni siquiera es algo indiferente, porque en el 99% de las discotecas, pubs, locales que conozco no ponen heavy, y ese 1% restante, no he ido nunca, porque, soy el único heavy de mis colegas con los que suelo salir normalmente, y no tengo el suficiente poder de convicción como para llevarlos allí, además, de que está en Málaga, y suelo salir por Vélez o Periana.

Cómo iba diciendo, he ido a todas las ferias de Periana, y nunca encontré mi lugar, pero, este año, creo que aún menos… Allí en Periana, hay tres pubs, y una discoteca. Pasamos por los tres pubs, y finalmente acabamos en la discoteca, en ninguno había heavy, algo que ya sabía de antemano. Pero, la música que pusieron en la discoteca, era cada vez más rara, y desesperante, era, incluso peor –desde mi punto de vista– que el famoso reggaetón, era insoportable… Mis amigos bailaban, todo el mundo bailaba, y yo, yo estaba allí de pie, asqueado con todo aquello, con unas ganas locas de irme de allí, y hacer cualquier cosa que no fuese aquello.

Sabía que eso sería imposible, o al menos, imposible hasta altas horas de la madrugada, por eso, no me quedó más remedio que resignarme, e intentar disimular para no reventar la noche a mis amigos y mi novia. Mientras intentaba disimular, me quedé pensando, en que era una oveja negra en un rebaño de ovejas blancas, si seguía siendo negra nunca encontraría mi lugar, pero, una oveja, nunca puede mudar la piel, y si va sola le acechan peligros, pero, si va en rebaño, será la última, será la única que no tendrá decisión, y sólo podrá seguir el rebaño, y su aparente protección.

Y esa oveja, sentirá miedo… Desde que entró al rebaño ha sido negra, pero, siempre pudo tintar su piel de gris, siempre disimuló, nunca le dijo al pastor: VEEEEE-TE A LA MIERDA. Pero, ahora el tinte no hace efecto, su piel está marcada, sabe que es difícil encontrar un rebaño de ovejas negras, al menos, en esos pastos, y también sabe que si siempre va con las ovejas blancas, al final estás acabarán odiándolas por ser negra…

Un odio que acabará doliendo, pero, como dijo Mägo de Oz en Dama Negra:
Sé que llegará el día en el que no habrá herida causada por el odio de los que no son igual, sé que duele soportar que escueza tanto la soledad, por no vestir como ellos y por ti misma pensar…


Ese odio, ese rencor, y ese suficiente no será suficiente para matar a esa oveja, si el rebaño no la acepta irá sola, no pretende cambiar al rebaño, pero, tampoco quiere que la cambien, ella es así, y así morirá… siendo negra. Para despedir a esta oveja, Quién Eres Tú de Alianza:
Si tu locura pueden atar y tus palabras quieran callar, busca en el fondo del alma una luz. Te podrán discriminar por no encajar en la sociedad, pero no podrán quitar tu fe…

Sentir o Padecer

19 mayo 2008

11 Vencidos

¿Tengo sentimientos?
¿Siento? ¿Padezco?

Dos

16 mayo 2008

8 Vencidos

Ella nunca creyó en sueños, sabía que simplemente eran fantasías, y en su vida no habia sitio para las fantasías, sólo había sitio, para la realidad. Para las cosas que ella siempre consideró importantes, los estudios, estudiar y estudiar para, el día de mañana, como solía decir, labrarse un buen futuro, tener un buen trabajo, y ver recompensado tanto trabajo, tanta dedicación... y, tantos sueños perdidos, pero ella nunca quiso llamarlos así.

Él, sin embargo, era un soñador, un tipo alegre, y jovial... Vivía a base de sueños, incluso, si llegara el momento estaría dispuesto a dejarlo todo por los sueños. Para él, la fuerza que le empujaba a levantarse todas las mañanas era que daría un paso para estar más cerca de sus sueños, de sus muchos sueños. Nunca le prestó demasido interés al futuro, a sus estudios, a aquel trabajo que todos le decían que debía conseguir, pues sólo le importaba como meta para sus sueños.

Pero, ambos, en el fondo de sus corazones sabían que estaban equivocados, mas, les era imposible cambiar...


Y dime... ¿Quién estaba más equivocado?


Si luchas por tu futuro, dejarás atrás los sueños;
Si luchas por los sueños, dejarás atrás la realidad.

Poetas

14 mayo 2008

5 Vencidos

Quizás algun@s recordéis aquella entrada en las que os hablaba de un recital de poesía, pues bien, aquel recital estaba organizado por una asociación de poetas, en concreto Asociación Cultural Poesía. Desde aquel día me he estado moviendo por esa página y otra, la Web Oficial del Canal #poesia, investigando, y teniendo algunos contactos con organizadores del mismo.

En mis investigaciones, descubrí algo que ya sabía, que vendían libros de poemas, y esos libros no eran de autores famosos, como Lorca, Machado, Alberti... o muchos más que podría citar, eran libros de personas como nosotros, anónimas... Personas que no pretenden ganarse la vida con ello, sino, sólo disfrutar junto a un montón de buenos amigos que comparten la misma afición, la poesía. Y esos libros, con esos poemas de personas anónimas, los publican ellos mismos.

Algunos pensarán que si se los publican ellos serán caros, y sacaran bastante beneficio, pues la verdad es que no, el precio es de sólo 10€, algo irrisorio hoy en día, y mucho más teniendo en cuenta toda la gente que colabora, y la belleza de los poemas. Además, los pocos beneficios que sacan los invierten en apadrinar niños de África, mediante la asociación
Poetas Solidarios.

La intención de esta entrada era, simplemente, daros a conocer a esta asociación de poetas, y buenos amigos; en los cuales, como ya he dicho me encuentro yo, y hoy he comprado el último libro de
Versos Sobre El Teclado, titulado Más Allá del Cristal; y además, de lo ya citado, animaros a que os paséis, os registréis y dejéis algún poema... Y quién sabe si el día de mañana estáis en esos libros.

¿Qué?

13 mayo 2008

8 Vencidos

Y si te vuelvo a ver,
¿Qué he de hacer?

El Encantamiento...

12 mayo 2008

8 Vencidos

Está oscureciendo, ella debe marchar si no quiere que su joven amado la descubra… Cada día durante cientos de años el mismo ritual, pero, cada día un lugar distinto, cada día buscando el amor en ese joven, o quizás, en aquel. Un joven que, por ahora, aún está por llegar. Ese joven que rompa el hechizo, aquel, que la ame por lo que es, y no por su cuerpo. Algo difícil, en ella, pues, su cuerpo es el deseo de todo ser, ya sea hombre, o mujer, y por las noches, cualquier animal.

Su pelo rubio cual espigas de trigo, sus bucles perfectos, su suave tez blanquecina, inspiradora de paz, y resplandeciente de pureza… Sus ojos verdes como el campo en primavera, esos ojos con leves tonos persas, sus labios color carmín, que incitan de una forma sobrenatural al deseo… Sus brazos desnudos, esos brazos en los que cualquier mortal sueña estar atrapado, para así, estar más cerca de aquellos pechos. Esos pechos en los que han soñado dormir tantos amantes, y hasta hoy, ninguno lo ha conseguido. Esa cintura que tantas manos han rodeado, y les ha resultado tan difícil separarse, pero, al tener frente a sí la feminidad de la dama, prestos lo han conseguido.

Muchos la juzgaron por su forma de vestir, por llevar siempre ese vestido de seda lívida, ese vestido traslúcido que, nunca dejó nada a la imaginación, por eso, los hombres durante muchos años temieron tener sexo con ella, por si, acababan los dos en la hoguera, pero, algunos intrépidos, o quizás, locos, que no les importaba morir por pasar una de las mejores mañanas de su vida, lo consiguieron, pero, nunca en ciudades, siempre en bosques, esos bosques en los que según decían los ancianos del lugar, por las noches habitaba un ser feroz, que se alimentaba de almas.

Sólo unos pocos se aventuraban a decir que ese ser era un lobo, y por más expediciones de cazadores que hubo en la zona, antes conocida como, Al-Ándalus durante cientos de años, ninguno consiguió matarlo, sus aullidos eran su marca, y sus pisadas, la guía de los cazadores, pero, nunca ninguno llegó a alcanzarlo con una bala, todos, por alguna extraña razón, se quedaban paralizados al ver los ojos de aquel animal. Por ello, muchos murieron en las zarpas de ese animal, otros, corrieron mejor suerte, y quedaron con vida. Pero, cuando alguna de esas expediciones pernoctaba, y llegaba el alba, siempre había un cazador que decía que había encontrado a una joven malherida, con unos ropajes de seda, y había sucumbido al deseo, haciéndola suya en aquellos bosques.

Tras, aquellos actos de lujuria descontrolada, se quedaban dormidos, y, al ser descubiertos por sus compañeros cazadores, no le creían, y llegaban, incluso a acusarle de sacrilegio contra la Iglesia… Mientras tanto, la joven desde lejos observaba la escena, y, se distanciaba en busca de otro poblado, en busca de un amante que la ame por lo que es, y no por cómo es. Algunos, endulzaban sus oídos con bellas palabras de amor, amor eterno, pero, en el respaldo del hogar, antes del anochecer, intentaban consumar sus palabras, todos los conseguían, pero, sólo una vez…

Llega el crepúsculo, debe marchar, pero, ese joven, necesita más de su ser… No puede evitarlo, cree estar enamorado de ella, ella sabe que no, y le suplica que la deje marchar… Él, no la deje, y la sujeta fuertemente de los brazos, ella, llora suplica marchar, pero, él no escucha, no obedece, está disfrutando, está consagrando su deseo… En aquel momento no hay nada que hacer… las manos de la joven se convierten en zarpas de un pelaje grisáceo, unas uñas finas, su melena rubia, también se oscurece en un color gris. Y los rasgos de su cara se tornan en rasgos de lobo, de la antigua joven de cabellos rubios, y grandes senos, sólo quedan sus ojos persas, pero, consumados, por un fuego en el corazón, el corazón del lobo. Él chico no da crédito a lo que ve, e intenta huir, pero, ella no está dispuesta a dejarlo marchar… ahora que sabe su secreto, no puede escapar… debe perecer allí.


Ahora, es ella la que debe marchar, en busca de ese amor, sin importar hombre o mujer, ese amor puro y sincero que le devuelva a la vida, ese amor, con el que de una vez por todas, podrá contemplar el anochecer… ¿Serás tú?

Volver a Sentir

11 mayo 2008

9 Vencidos

----


Permaneció con los ojos cerrados, mientras oía toda su actividad matinal.

Atrás quedaron los días en que él se detenía a contemplar su silueta medio desnuda hasta que ella abría los ojos y acababan enredándose en juegos de amor.

Ella permaneció con los ojos cerrados, y sólo cuando sintió cerrarse la puerta de la calle los abrió.


¿Cómo hemos llegado a este punto?- se preguntó una vez más - ¿Qué estamos haciendo? ¿qué estoy haciendo con mi vida? - pensó mientras contemplaba esos ojos muertos en el espejo. - Tengo que acabar con esto...

Y recordó cuántas veces antes había dicho eso mismo... y cuántas había continuado a su lado. Primero porque pensó que podría salvar esa relación, luego por costumbre y ahora por miedo a quedarse sola.

Se acercó al estudio y contempló sus últimos cuadros. Y recordó aquella conversación tiempo atrás, en su primera exposición. Él se acercó y dijo:

- Tus cuadros muestran cómo eres, lo que sentías en el momento que los pintaste.

Y era verdad.

Ahora no veía nada en ellos, salvo quizás hastío...

Se sentó en suelo, cerró los ojos y mientras recordaba los colores del pasado, sonó el teléfono.

- ¿Sí?
- ¡Hola guapa! Sólo llamo para que te mueras de envidia... La feria está siendo un éxito... tenías que haber venido, seguro que se habrían peleado por tus cuadros.
- Vale, me muero de envidia. Entonces ¿todo bien?
- Estupendamente, he vendido bastantes piezas, y he recibido algunos encargos.
- Estupendo, me alegro muchísimo por ti...
- Ya... ¿Qué pasa Eva?
- Nada, ¿por?
- No me digas que nada, nos conocemos... ¡Escúpelo de una vez!
- Voy a dejar a Pedro - lo dijo casi sin pensar.
- ...
- ¿No dices nada?
- Sabes que esto lo tenías que haber hecho mucho antes. Pedro es un tío estupendo, pero no sois felices desde hace tiempo. Las cosas duran lo que duran...
- Lo sé, pero...
- Bueno, tienes las llaves de casa ¿no? Yo voy a estar fuera un mes, vete allí.
- Gracias.
- Llámame cuando estés en casa ¿vale?
- Gracias.
- Como me vuelvas a dar las gracias llamo a la policía diciendo que una okupa ha invadido mi casa.
- Vete marcando - dijo sonriendo.


Al día siguiente volvió a pintar. El cuadro gritaba tristeza... pero al menos gritaba.

Psique y Eros

08 mayo 2008

11 Vencidos



Psique era una joven tan hermosa, que hasta la mismísima Diosa Afrodita estaba celosa de su belleza, y esta no vio mejor solución, qué hacer que Psique se enamorase del hombre más feo, para ello, usó a Eros, para que este usara una flecha y hiciera que Psique se enamorara del más feo. Pero, Eros, a pesar de su divinidad, cayó en brazos de Psique como cualquier mortal. Y acabó enamorándose de ella. Pero, era un amor imposible, al menos, imposible de consumar, pues los padres de la joven, querían mantener su virginidad, por mantenerla soltera.

En tal empeño, esos padres sobreprotegedores, acudieron a un oráculo, que les explicó que Psique había sido destinada por los dioses para un amante extraordinario, un monstruo que vivía en una montaña, y estos padres, lejos de perseguir su deseo, accedieron a la lectura del futuro de su hija, y la obligaron a marchar hacia aquella montaña. Al llegar a ella, el Dios del Viento, Céfiro, la alzó en sus manos, y la posó, cual colibrí, con una suavidad extrema en el suelo. Psique al ver la cueva llena de joyas, y alhajas, decidió quedarse allí.

En la noche llegó aquel monstruo, pero inmerso en la oscuridad no podía saber quién era realmente, no podía saber que el ser que le hacía el amor, era el Dios Eros. Ya que este, por temor a ser descubierto, en la cueva mantenía sus alas cerradas, y, le pidió a su joven prisionera, que jamás encendiera ninguna lámpara, sólo así, podría gozar de libertad por de día, y sólo debería regresar por la noche a aquella cueva.
Pasaron los días, y Psique, le contó a sus hermanas, lo que le pasaba, estas la convencieron para que encendiera una lámpara en mitad de la noche, para poder ver a ese monstruo, y pudo ver que el monstruo no era otro que Eros, el Dios al ver la luz, huyó de aquella cueva para no regresar. Preocupada, Psique, fue en su búsqueda, a pesar de la oscuridad, a pesar de creer, que era un monstruo, a pesar de la sumisión, se había enamorado de un Dios, algo, para muchos, digno de la muerte, pero, para una mujer enamorada, un motivo para vivir.

Y así, buscando a ese amor, por Grecia, pasaba días, noches, semanas… hasta que un día, entró a un Templo de Deméter, un templo con el suelo lleno de granos de cereales, que, cuidadosamente fue ordenando. Cuando acabó su ardua tarea, cuando, por unos momentos había conseguido olvidar a su amor, otro dios, esta vez, Deméter, le habló, este le dijo, que antes de encontrar a Eros debería ganarse la bendición de Afrodita, algo que ella no sabía era que Afrodita estaba celosa de su belleza, y nunca le daría tal aprobación. Psique salió de aquel templo, y buscó el de Afrodita. Le pidió a la Diosa su beneplácito para poder estar siempre con Eros, la Diosa, le dijo, que una simple mortal no podía estar con un Dios.

Pero, tuvo un poco de compasión al ver tal deseo, y desesperanza en los ojos de la joven mortal, que la engañó encargándole unas tareas, a cuál más difícil, si lograba cumplirlas, le diría el paradero de Eros, y los dejaría libres para amarse, por toda la eternidad. La primera prueba, era ordenar grano, otra vez, pero, esta vez, mucho más, y con un límite de tiempo. Eros, se enteró de que Psique estaba ordenando el grano que su madre le había encargado, por eso, para que consiguiera pasar aquella prueba y estar un paso más cerca de él, ordenó a las hormigas que la ayudaran. Gracias, a esto, consiguió su objetivo.

Afrodita, no podía creer que una simple mortal hubiera conseguido aquello, por ello, la mandó a recoger lana de oro de las ovejas, pero, de nuevo gracias a la ayuda de otro Dios, que le avisó que sería más fácil coger el oro cuando las ovejas durmieran, de esta forma, logró pasar otra prueba, y estar cada vez más cerca de su amado. Pero, Afrodita no estaba dispuesta a consentir que esa mortal estuviera con su hijo, y menos aún, después de romper el pacto de no encender ninguna luz en la cueva. Por eso, le dijo que por culpa del estrés causado por ella misma, había perdido parte de su belleza, y debería ir a recuperarla al Inframundo, pedírsela a Perséfone, dónde otros como
Orfeo, y Eurídice, ya habían perecido.

El camino más corto hacia la Laguna Estigia, era la muerte, por eso, se fue a la torre más alta que conocía para sacrificarse por amor, pero, Eros, la detuvo en el último momento, y le indicó la ruta que siguió Orfeo la primera vez para bajar, además, le dio comida para Cerbero, y algunas monedas para la Parca para que la llevase frente a Perséfone, una vez allí, Psique, le explicó la situación y Perséfone accedió encantada a ayudar a Afrodita. Ahora al fin, si podría regresar al lado de su amado, tras salir del Inframundo, antes de llegar al templo de Afrodita se detuvo un momento.

Pensó, que con un poco más de belleza, Eros, seguro que se enamoraría de ella, abrió la caja para tomar sólo un poco, y, en ella no había belleza, sino un Sueño Estigio, Eros, que siempre estuvo enamorado de ella, tuvo que volver a ayudarla, una vez disipado el sueño, alzó en sus brazos a Psique, y la llevó al Olimpo, allí, suplicó a Zeus y Afrodita, que le permitiesen casarse con aquella joven mortal, estaría dispuesto a renunciar a sus alas por amor, a su divinidad… pero, finalmente, los Dioses, accedieron, a hacerla a ella inmortal, para que pudieran permanecer juntos para toda la eternidad.

Suspiros

07 mayo 2008

7 Vencidos

Te he perdido aunque he intentado amarrarte tanto que te he asfixiado y empiezo a entender lo que me hizo perder aquello que amaba tanto... En el amor de verdad, el yo no importa... ¡Eres tú nada más...!
WarCry - Tu Recuerdo Me Bastará


No puedes cambiarme, así me moriré. Soy ave de paso y me iré... Deambulando en la noche es como me siento bien, sin dar a nadie explicaciones, y sin ninguna prisa por volver...

Obús - Como Una Sombra

Josemy en 6 Palabras

06 mayo 2008

11 Vencidos

Bueno, Carlota, hace un par de días, escribió esta entrada resumiendo su vida en seis palabras (ella, usó 7), y este "meme" se lo pasó al que quisiera hacerlo, yo, para variar me hago eco de él. Como La Dulce Pena, apenas tiene casi dos años de vida, mejor lo hago como Josemy, que tiene más de 20 años. Aquí mis palabras, y una breve explicación. Sin orden alguno:


Heavy
(Desde los 13 años es parte de mi, todos los días, y cada vez más. Marcó mi forma de ser)


Sueños
(No puedo vivir sin ellos, a veces me desvelan, otras me incitan a seguir)


Amor
(Siempre fui un chico muy enamoradizo, y siempre sufrí por amor...)


Pereza
(Os juro que soy de lo más vago que hay, y no debería estar orgulloso de ello... Algunos sueños, por desgracia, no los cumplí por pereza.)


Locuras
(He hecho muchas locuras en mi vida, sólo me arrepiento de las que no hice. Espero que aún me queden muchas por hacer)


Vergüenza
(Soy la persona más vergonzosa que podéis tener frente a vosotros, os lo juro, pero con La Dulce Pena todo es más fácil)


Bueno, estas han sido mis palabras, creo que son las que mejor me definen, o al menos, no he encontrado otras mejores. Al igual que Carlota, tampoco se lo paso a nadie... el que lo quiera que lo tome, aunque hay algunos que me gustaría ver, me los callo, para no presionar...

¿Dónde...? En Sueños

05 mayo 2008

11 Vencidos

Cansado de mis sueños, volví a verte en ellos.
Sé que sin ellos, nunca vería tu rosto,
Sin ellos, nunca podría estar junto a ti…
Pero, sin ellos, no tendría esta lujuria cohibida.

Sé que tienes que existir en algún lugar,
De lo contrario, no estarías siempre en mis sueños.
Pero… ¿En cuál? ¿Dónde? ¿Dónde puedo tenerte?
¿Dónde está la barrera que separa los sueños de la realidad?
¿Dónde está la puerta a ti? ¿Dónde?

En todos mis sueños el mismo ritual,
En todos, la misma pasión…
Tu melena azabache sobre mi cuerpo,
Tus manos recorriendo mi espalda,
Tu pecho moviéndose al compás de tu corazón.

Tu mirada de pasión, de fuego, de deseo…
Tu boca diamantina, y mis labios de cristal
Esperando ser rasgados, por tu pasión, por tu boca.

Y, siempre esperando desgarrar tu ropa
Esperando, descubrirte…
Deseando hacerte el amor durante la eternidad.

Y siempre…
Rezando por no despertar,
Rogando por saber dónde estás,
Suplicando por encontrar la puerta,
Implorando que calmes mi ser.

Un favor a un amigo

4 Vencidos

Pues, eso que quería pediros un favor, un compañero de clase, amigo mío, está en el casting de la nueva serie de Telecinco (Becari@s), y los votos son por internet, y si no es mucha molestis, pasaros por aquí y le echáis un voto.
Ah, por cierto, él se llama ANTONIO FRANCISCO TORRES.
Gracias.

Un Año, Un Sueño

04 mayo 2008

4 Vencidos

Hoy, día 4 de Mayo publico esta entrada, pero, la escribí el día 3 de Mayo de 2008, que fue cuando mi novela, El Rincón de Los Vencidos (la primera novela que escribo de forma seria, y poniéndole un montón de esperanzas), cumple un año. Y, lo cumple, gracias a la lucha incansable de perseguir un sueño, una lucha, más o menos, discontinua, pero siempre presente. Pues, a veces, estuve por dejarlo a un lado, ya que nadie cerca de mí confiaba en ella, ya que les parecía una locura, y sobre todo, una pérdida de tiempo.

Pero, ya lo dijo Rafael Fernández (Ezcritor), “Lucha por tus sueños, pero hazlo con cojones. Lucha hasta el final”. Por eso, porque además de un sueño, de un deseo, la novela misma empezó a escribirse en sueños, por casi todos es sabido, que fue una noche de mayo, cuando soñé que escribía unos párrafos de la novela, que aún hoy, siguen casi intactos en ella. La mañana siguiente al despertar, escribí aquellos párrafos para no olvidarlos, y continúe, sin una idea clara en la mente, sin una idea de cómo seguirla… pero continué, y luché por ella, con uñas y dientes, dejé muchas cosas atrás, dejé de estudiar tardes para escribir, dejé de dormir noches para pensar… dejé muchas cosas, pero de ninguna me arrepiento… los estudios los saqué, el sueño, lo recuperé, y la novela creció. Todo salió más o menos bien, si Dios existiera, lo hubiera tomado como una señal divida…

Además, hay algo de lo que no puedo olvidarme, porque todo esto no hubiera sido posible sin vuestro apoyo, permitidme la desfachatez de llamaros, “Mis Lectores”, pero más que lectores, mis amigos, mi familia virtual…

Creo que será bueno hacer un pequeño resumen de la vida de la novela. Como decía todo empezó por un sueño, pero días antes, había estado comentando con Francisco Jesús Ávila (se hacía llamar Spunk, en los primeros comentarios de este blog), hacer un corto para presentarlo al concurso de "20 minutos", y como, por desgracia, se nos pasó el arroz, él a leer mi blog, me incitó a escribir una novela, idea que me gustó, por eso, pasé varios días pensando sobre que la iba a desarrollar, sin llegar a ningún lugar. Hasta aquella noche, aquella noche en la que todo cambió…

En mi sueño, estaba yo escribiendo un par de párrafos, instantes después me desperté, y los intenté memorizar, por la mañana, al levantarme, los copié, y por la tarde los desarrollé un poco más. Tras días, en los que por falta de tiempo, y de ideas, conseguí escribir un folio completo. Se lo enseñé a Fran, y le gustó, pero seguía sin título… No tenía ni idea de cómo titularla, pero al final, decidí llamarla como el blog, como el disco de los malagueños Siddharta, El Rincón De Los Vencidos. Poco a poco iba pasando el tiempo y, más o menos, en mi cabeza se iba forjando la idea principal de la novela: El amor y el desamor de dos adolescentes, de dos universitarios. Pero, no de forma biográfica, sino, otros cualesquiera.

Pasó el tiempo, bastante tiempo, y pude completar 6 páginas, casi el mínimo indispensable para cualquier concurso de novela corta (de 5 a 10), pero, al final, no la presenté por falta de tiempo, y, porque quise creer, que “podía llegar más lejos”. Así que me pasé ese verano, para poder desarrollar algo más las ideas principales, algunos puntos que se quedaron sueltos, y pude llegar a los 16 folios.

En aquel momento, demasiado para un concurso de novela corta, y demasiado poco para una novela. Pero, al leerla me di cuenta de que aún quedaban muchos detalles inconexos, sin explicar, y había un gran desfase en las fechas. Por ello, para arreglar los detalles inconexos, y los más oscuros, pensé que sería bueno contar la historia desde otra perspectiva, si hasta ese momento sólo lo había hecho desde el lado del chico, ahora debería hacerlo desde la chica. Eso fue lo que hice, esquematizar toda la historia desde el otro lado. Así, quizás, si sería capaz de escribir una novela, no demasiado corta, y medianamente coherente.

Y así llevo todos estos días desde octubre, arreglando los pequeños grandes fallos que encuentro en la “versión” del chico, desarrollando el boceto de la vida de la chica, y sobre todo, contextualizándolo en la historia, haciendo cuentas con las fechas para que no sean demasiado irrealistas, para que sean coherentes con la historia. Esa historia de dos chicos, aparentemente sin nombre, dos mundos, pero un mismo sentimiento… El amor. Un amor vivido de distinta forma, un amor, que les llevaría al mismo destino, pero por dos caminos muy diferentes. Un amor que les llevaría a cometer locuras, a olvidarse mutuamente con otros cuerpos…

Hoy, por hoy, mi idea de la novela es acabarla, y autofinanciármela, porque mi sueño no es poder decir que tengo mi novela en mis manos, que he escrito un libro, y quizás, sólo quizás, ver ese libro en algunas librerías, pero, en este momento es lo que menos me importa…

Y, antes de despedirme, quería daros las gracias a todos los que de alguna forma, os habéis interesado, la habéis leído, y habéis colaborado en ella. Algunos nombres, no todos, ni siquiera sé si serán correctos, porque de muchos apenas sé el nick de blogger, son estos: Francisco A., Leticia G., María C., Cristina, María, EnLaOscuridad, Antonio M., Maite, Pier, Purificación G., Francisco J., Isabel O., Raquel R., Carmen V., Rafael R.…



A todos vosotros, y a todos los que no recuerdo… un sinfín de Gracias. Sois parte de este sueño.