Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Estábamos Unidos

27 agosto 2007

Cuando me diste ese amargo beso, cuando mi deseo se tornó en una realidad hiriente, te dije que lo había dejado con mi novia, por nuestro beso. Tú te alegraste, intentando evitar que se notara me preguntabas como estaba yo, pero pude ver en tus ojos la alegría. En ese momento supe, que quizás, nunca sería feliz al lado de una persona como tú, y esta vez fui yo quién marché.
--
Tras unos días, más triste que lo habitual, decidí salir de mi casa, en esos días había tenido tiempo para pensar en todo lo que me había acontecido en los últimos meses, tanta pasión, tanto desamor, tanta desilusión, todo esto por culpa de un sueño, de una ilusión, todo por tirar cinco años de relación. Desde aquella ruptura, por los supuestos cambios, en realidad, fundados, nada había sido igual.
--
Los sueños cada vez eran más raros, y la realidad superaba mil veces a la ficción. Me estaba corrompiendo por dentro, el amor tan buscado en estos últimos meses estaba siendo mi perdición. No tenía nada que hacer, no quería hacer nada, sólo desaparecer, dejar que el viento se adueñase de mi, y me guiara hasta otro lugar, otro lugar lejos de ti, lejos de ella, pero sobre todo, otro lugar lejos de mí…
--
Poco a poco, en mi mente se fue tornando la idea, si quería estar lejos de mí, debía estar inerte, frío cual mármol, pero para ello necesitaba un poco más de decisión, la decisión que da cuando ves que tus sueños, los sueños que se convierten en pesadillas se convierten en realidad.
--
Esta vez aquella chica de mi sueño, aquella desconocida que un día me sonrió, la había vuelto a ver, ella clavaba sus ojos en mí, me paralizó, poco a poco se me fue acercando y una dulce voz me decía que hacía mucho tiempo había soñado conmigo, y en ese sueño nos besábamos, pero de repente, le cortaba el beso, y me disculpaba por mis actos. Sin dejar que la chica acabase, rocé sus labios, y me despedí para siempre… No tenía fuerzas para seguir.

3 Vencidos:

PIER BIONNIVELLS dijo...

Como saber realmente lo que realmente queremos..
Como saberlo!..

A veces yo misma dejo que mi mente sueñe cosas que quiero.. pero cuando estoy en el sueño lucho por salir.. porque ya no me gusta no es el mismo que creia que deseaba..

te sigo...

La Dulce Pena dijo...

Si consigues salir, díme como se hace, yo cuando estoy inmerso en esos sueños, que creo, que me gustan y se tornan en pesadillas, su red me atrapa más, y más, y no puedo salir de ellos... es como una espiral....

La Dulce Pena dijo...

Si consigues salir, díme como se hace, yo cuando estoy inmerso en esos sueños, que creo, que me gustan y se tornan en pesadillas, su red me atrapa más, y más, y no puedo salir de ellos... es como una espiral....