Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Brisa de Otoño (II)

02 diciembre 2008

Se levantó de la silla, y antes de que el camarero pudiera llevarle al café que pidió echó a correr en busca de aquellos ojos. Jamás en sus veinte años había sentido nada parecido, corrió y corrió por la calle, tropezaba con la gente, pero le daba igual, seguía corriendo en busca de ella. De repente, su móvil empezó a sonar, deberá ser mi novia, pensó. Y se detuvo para contestar la llamada, efectivamente, era ella que entre lágrimas, le reprochaba que no estuviera en aquella cafetería dónde habían quedado. Él no sabía cómo disculparse, no podía decirle que estaba intentando buscar una mirada, así que calló, sólo le decía algunas veces perdón…

Ella despechada, al fin le dijo, lo que quería decirle, que su relación había acabado. Que estaba cansada de vivir aquel falso noviazgo, que entre ellos nunca jamás debió haber nada más que amistad. Y que, si él no la amaba tampoco debió empezar la relación. Aquellas palabras le hacían mucho más daño hoy, que cuando se las dijo, entonces no fue consciente, no era consciente de lo que le estaba diciendo, hoy sí. Hoy comprendía que no debió correr, no debió dar de lado a la que fue su novia.

Cuando acabó de hablar con ella, empezó a correr, debía seguir buscando aquella mirada, mientras corría, sin rumbo, iba notando cómo le caían algunas gotas de lluvia en la nuca. Con cada paso que daba las gotas que iba notando mojaban más, cada vez eran más grandes, y estaba empezando a mojarlo más. Se refugió en un portal que encontró en la calle, y por primera vez en mucho tiempo fue realista.

¿Cómo iba a encontrar a la chica? Si lo único que había visto de ella era la mirada, ni siquiera se había fijado en la ropa, ni en el color del pelo, nada… sólo en sus ojos, y si la encontraba por detrás, cosa difícil, pues desde que se cruzaron había pasado mucho tiempo, y aquella chica podía estar en cualquier lado, incluso entrando en aquel portal, pero, desgraciadamente no era así. La lluvia que empezó siendo una leve llovizna iba aumentando, y ya se hacía imposible pasear por la calle sin un paraguas. Por eso, no había nadie por la calle. Estaba él sólo.

Pasaban los minutos y la lluvia persistía, además, se estaba empezando a levantar un poco de viento. Recordó que pensó que debía resguardarse si no quería mojarse, pero que en realidad, ya estaba bastante mojado cuando se metió en el portal. Allí en el portal, escuchó una voz, una voz muy dulce y femenina que le dijo, qué es lo que hacía allí, y cuando se dio la vuelta pensando que quizás, podía ser la chica de los ojos, se dio cuenta de que no era ella, simplemente era una vecina, que le estaba pidiendo que abandonara el portal.

Instantes después, otra vez en la calle, volvió a escuchar otra voz, que le dijo:
-¿Tú qué haces aquí? Anda entra al portal que te vas a empapar.
Sin levantar la mirada de aquel suelo mojado, le dijo que no, y aquella voz, volvió a insistir. Él, aún recordaba la forma tan ruin con la que lo habían echado antes de allí, por eso, volvió a decirle que no quería entrar, y cuando le miró a los ojos, ella sonrió. Sí, no había duda, eran aquellos ojos, aquellos ojos almendrados… Aquellos ojos que le habían quitado el aliento.

-¿Entras o qué? –le dijo ella, mientras le seguía sonriendo.

8 Vencidos:

Passion dijo...

WAUUUUU!!!!!!!!! se pone cada vez mejor Dulce!!!
el portal...tiene gran significado para mí, crucé uno y muy grande...pero gracias a mi buen alma, pude regresar...de otros no se retorna.
3 BESOS ARGENTINOS!! (jaja!)

titiritera dijo...

uys, que peligro, a saber lo que pasara en ese portal. Espero que haya una tercera parte, ¿no? :D, esta muy interesante la cosa. Besitos.

La Dulce Pena dijo...

Passion, jeje, me alegro de que pienses eso. Me alegro de que regresaras, ;)
Pues... toma 4 BESOS ESPAÑOLITOS! (jajaja, como niños chicos)

Titere (sino te gusta dilo), a saber, sí... Haberla la habrá, ¿cuándo? No te lo digo, y así te hago volver, jeje. En serio, será pronto, pero me tiene que "venir".

Besos guapa

Passion dijo...

parecés mayor de la edad que figura en tu perfil...por tus expresiones digo!! jajajjaa.... ves? al final me ganás siempre! pero yo te dejo 10 Besos Argentinos...y no vale aumentar la cifra porque lo inventé yo!
(jaja!!) cariños, Dulce!!

Polie dijo...

insisto...serán los ojos del amor?...de momento me quedo con la expresión de los ojos urgentes de él...
Besos!!!

La Dulce Pena dijo...

Passion, ¿por mis expresiones? jeje, pero sí, aunque no lo parezca son 21, y no eres la primera que lo duda... :)

10 besos españolitos y un abrazo andaluz
(jajaja)

Polie, los ojos del amor... que bien suena eso. ;)

Besos guapa

PIER BIONNIVELLS dijo...

MI DULCE PENA!..
Me ha gustado mucho esta entrada!..
Que bueno que al final encontro esa mirada que lo tenia loco..
Ahora que pasara?..
Tendre que esperar unos minutos.. y asi descubrirlo..
Un abrazo.

La Dulce Pena dijo...

jaja, me alegro mucho Pier, jeje, esa es la gran pregunta, ¿qué pasará?