Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Brisa de Otoño (I)

28 noviembre 2008

En su mente aún estaba el recuerdo de aquel día, hace ya siete años, pero, para él, era como si estuviese viviéndolo en ese mismo instante. Aquella mañana, la de su recuerdo, apuntaba a que aquel 29 de noviembre sería frío, y lluvioso, cómo a él le gustaban, con la brisa de otoño.

Por ello, se abrigó bien. Un pantalón de pana, de esos que tanto abrigan, una camiseta de manga corta, y encima de esta, una de manda larga. Y sobre las dos, una sudadera de algodón, su mejor sudadera. ¿La sombrilla? No la necesitaba, iba cerca, si le llovía podría correr sin mojarse demasiado. Cogió la cartera, tenía unas tres mil pesetas en ella, pronto dejarían de existir las pesetas...

Por el camino, se cruzó con dos ojos, una mirada preciosa, que en aquel momento le impactó y años más tarde, le causaría un gran daño y unas heridas, aún, insanables. Pero, en aquel momento era no era consciente de eso, y prosiguió su camino, con la sonrisa que lleva el que sabe que le han alegrado el día, tan sólo con un cruce de miradas, con una sonrisa y un palpito en el corazón.

Llega a su destino, hace frío, pero no le importa, aún mantiene el calor de aquellos ojos almendrados... en su corazón la sensación de que algo malo iba a pasar, ¿pero qué? ¿y cuándo? No tenía demasiado tiempo para pensar, se acercaba la hora, y su corazón tampoco le dejaba espacio para otro pensamiento que no fuesen aquellos ojos. Y eso fue lo que hizo, abandonar su cita, y huir en busca de aquellos ojos, y dejar plantada a la que, aún, era su novia.

Aún, pero, no por él, sino por ella. Aquella tarde habían quedado en la cafetería dónde se conocieron, para cortar. Fue una decisión unánime que había tomado ella, su relación se había mermado en aquellos escasos ocho meses de noviazgo, pero, muchos más años de amigos, desde que hicieron los estudios de secundaria. Cuando se conocieron, como suele pasar, ninguno de los dos se podía imaginar que acabarían juntos, pero el destino así lo quiso, y por ello, cuando acabaron la carrera, tras cinco años juntos, decidieron darse una oportunidad.

Ella estuvo siempre enamorada de él, pero, él, no. Él no sintió nada por ella hasta el momento en que ella se lo propuso, nunca vio más allá de su amistad, nunca intuyó los sentimientos de su amiga. Y sólo aceptó salir juntos, porque sería su primera experiencia, su primera novia, pero no su primer amor. Por eso quizás sea por lo que tantas veces apartó su relación con ella para priorizar otras cosas... como esta, para anteponer la mirada de aquella joven desconocida.

Se levantó de la silla, y antes de que el camarero pudiera llevarle al café que pidió echó a correr en busca de aquellos ojos.

9 Vencidos:

La Dulce Pena dijo...

Con esta entrada empiezo otra pequeña novela que quizás, sean dos o tres entradas en total, no sé aún...

Espero que os guste.

Carlota dijo...

Está muy interesante. Me gusta ese sentido romántico :).. ahora quizás no lo entiendas, pero terminaré de leerla, aunque no me veas. Un besuco.

Polie dijo...

encontrará el amor en esos ojos...
espero massssssssss!!!
Besitos.

Passion dijo...

Hay miradas que matan, otras nos hacen temblar, otras nos desnudan...-que lindo encontrar ese tipo de miradas no?
esta bvuenísimo!! te sigo bonito!
besote argentino!
(la mirada te la debo je!)

La Dulce Pena dijo...

Carlota, lo imporante es que todo vaya bien, da igual que "te vea" o no... Me alegro de que te guste.

Polie, poco a poco lo sabrás...

Passion, miradas que desnudan.. lindo y a la par, da miedo.. jeje, besos españoles.
(la esperaré...)

Passion dijo...

no se trata de miedo si no de entregarse con el alma rendida a esa mirada...porque de alguna manera la esperamos y cuando llega, NO HAY QUE DEJARLA PASAR!!
besote argentino bonito!

La Dulce Pena dijo...

Passion, ¿acaso entregarse en todo no da miedo? ¿No da miedo el que no salga como soñamos? ¿No da miedo, soñar y despertar un día...?

No, no hay que dejarla pasar, Mirada de Ángel, ya lo dijo:
En la vida nada ocurre por azar, piensa bien lo que haces, antes de actuar. Para ciertas cosas sólo hay una oportunidad...

titiritera dijo...

me he venido primero a esta primera paarte, al ver que el primer post era una segunda.. y me voy corriendo a la segunda, que intriga XD. Besitos.

La Dulce Pena dijo...

Titiritera (tú nombre no es que sea largo, pero es complicado, así, que yo te lo acorto a mi manera con tu permiso: Titere, anda como Siddharta, jajaja): Has hecho bien, y bueno, se agradece...

Besos