Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Adelanto (V)

27 febrero 2008

Muchas gracias por todos los días de este curso que has compartido conmigo. Sobre todo estas últimas semanas, y aún más los dos últimos días, en los que por primera vez en mi vida me he sentido amado, o eso he creído. Pero he descubierto que la vida es como una obra de teatro; nosotros somos los actores. Pasamos muchas horas en el escenario expuestos, expuestos a que el público se enamore de los actores.

Y esos espectadores enamorados acaban perdiendo el hilo de la realidad, hasta tal punto que acabamos creyéndonos la obra, creyéndonos los papeles que nos tocó interpretar. En un principio, era un mero espectador, luego comprendí que podía ser actor, y estar a tu lado… Lástima que ya no esté de acuerdo con el papel que me tocó interpretar, y tampoco me apetece volver a ser un mero espectador…

Sí; os he descubierto a ti y a ese chico al que ‘ya no amabas’. Sé que esta mañana mientras yo dormía pensando en ti, en nuestra noche, tú estabas disfrutando con él. ¿Sabes? A pesar de todo me voy a portar bien contigo, te daré un consejo para la próxima vez que lleves un chico a tu casa: Guarda el móvil o por lo menos apágalo para que no vean en que te entretienes durante la espera.

Sinceramente, confío en que seáis muy felices, que siempre estéis juntos, y que os caséis… Yo, ya no podré ser feliz nunca, ni a tu lado, ni al lado de otra persona. Me has robado la felicidad, la inocencia, pero sobre todo me has robado la fe en los sueños. Si nunca hubiera soñado con esa compañera que me besaba, es posible que nunca me hubiera enamorado de ti, y tal vez, sólo tal vez, podría haber sido feliz junto a la otra chica.

Ahora me arrepiento con todas las fuerzas que me quedan, me arrepiento de haberte conocido, de haberte ayudado a buscar el libro, de haber estudiado esta carrera, que en el fondo ni me gusta. Pero sobre todo me arrepiento de haberle negado aquel beso a, como tú decías, ‘la otra’. Maldigo el día que te cruzaste en mi vida, maldigo nuestra primera conversación, maldigo todas las lágrimas que derramo por ti.

No me busques, te aseguro que nunca más volveré a caer en tus trampas, jamás volveremos a vernos. Sé que si te digo que te olvidaré, te miento, y tú también lo sabes, pero te aseguro que haré todo lo posible para recordarte amarga como la bilis, para recordar tus besos, como la hiel, para odiarte de tal forma que no me arrepienta de esta decisión.

Para despedirme, sólo me queda decir dos cosas:
-A pesar de tanto dolor que me estás causando en estos momentos, a pesar de esta tristeza, soy feliz porque hemos compartido estos momentos.
-Siempre te estaré en mi rincón; ‘El Rincón de Los Vencidos’; espero que nunca tengas que visitarlo… porqué no quiero verte.

4 Vencidos:

carlota dijo...

hombre, yo recomendaría al protagonista que se quite el rencor o el odio de encima... es un lastre muy pesado para seguir caminando, y no le hará más que daño. Besos.

Ladrón_De_Versos dijo...

Pues gracias por el premiro, lo doy por recogido. Ahora ando liado para hacer un post con los premios recibidos... Ya van tres, jeje, en dos meses de vida de blog. Saludos y nos leemos.

La Dulce Pena dijo...

Carlota... hay cosas que no nos podemos quitar... :( Y él menos. Además, todavía ha de caminar mucho, mucho más de lo que te crees para llegar a su destino, e intentar olvidar algo que siempre le hará daño... muy pronto lo podrás leer... jeje

Bss

Ladrón, me alegro mucho por ti!

La Dulce Pena dijo...

Me acabo de dar cuenta que este adelanto, es el mismo que el II, epro algo cambio, es decir, es el mismo, pero actualizado...

Qué cosas.. jeej