Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Brisa de Otoño (III)

09 diciembre 2008

-¿Entras o qué? –le dijo ella, mientras le seguía sonriendo. Él la miraba inmóvil, su sonrisa, su cara, su pelo rojizo, su figura, su mirada… esa mirada cautivadora de almas. No podía decirle nada, aquellos ojos lo habían petrificado como Medusa, pero, por dentro, estaba deseando ir con ella al fin del mundo, al origen de sus almas. Ella volvió a insistirle:

-Chico, entra o te vas a empapar aún más. Yo no te voy a esperar todo el día, que sino también me mojo.
-Sí, sí. Ya entro. Perdona es que estaba un poco ensimismado con la lluvia, hacía mucho que no llovía así, y me ha sorprendido de repente.
-Menos mal que es por eso. Ya estaba pensando que un chico tan guapo iba a ser sordo, y no se daba cuenta de lo que le estaba diciendo, anda, entra, sube y te secas un poco la ropa.
-Sí.
–Fue lo único que pudo decir él, tras unos segundos ensimismado, de nuevo, en aquella mirada. En realidad ni siquiera sabía que le había dicho. Él tan sólo soñaba con aquellos rizos humedecidos recorriendo su pecho desnudo asustado bajo la inquisidora mirada en el lecho de su cama.

Él entró al portal, y la siguió se subieron al ascensor, iban a la quinta planta, allí, por lo que le dijo es donde vivía ella, sola, en un piso de estudiantes. Él pensó que, si aún estaba estudiando sería más joven que él, pero, en realidad, ella estaba haciendo un máster y era un par de años mayor que él. Pero, quizá ese simple par le hubieran servido a ella para vivir y saber mucho más de la vida que él, pero, no se atrevió a preguntarle nada sobre ella, la edad, tan la dijo ella, él ni siquiera hablaba.

-Es aquí –Dijo ella volviendo a romper aquel silencio incómodo entre los dos–. Ven te pondré el calefactor para que seques un poco la ropa.
-Gracias, no es necesario. No está mojada, simplemente un poco húmeda.
-No seas tonto, y quítatela para que se seque te vas a resfriar, y luego se lo pegarás a tu novia…
¿Lo había dicho para lanzarle una indirecta y saber si tenía novia o simplemente por intentar ser amable? Estaba desconcertado, y aquellos ojos no dejaban de mirarle buscando una respuesta, una sensación, un algo que le dijera que era el momento, su momento.
-No te preocupes si me resfrío, no tengo a nadie a quién pegarle el resfriado –Dijo él–. A propósito, ¿cuál es tu nombre?

-Mi nombre… Nadia, como la canción.
- ¿Canción qué canción?
-Una poco conocida, pero, da igual, es simplemente algo circunstancial, el nombre no importa. ¿Y tú? ¿Tú cómo te llamas?
-¿Yo? Cómo tú quieras llamarme…

Ella, no pudo evitar volver a sonreír, y mostrarle su sonrisa cautivadora al igual que su alma.
–No, en serio. ¿Cómo te llamas?
-Víctor, según dicen, alma blanca.

7 Vencidos:

Passion dijo...

Esos momentos tan incómodos son los mas deliciosos!! porque quieres saber,pero a la vez la mente juega imaginando "cositas" ...jaja!
Que linda historia, me gusta!!
"deliciosamente incómodo"
Besos Argentinos kpo!!

titiritera dijo...

jijiji ¿victor alma blanca? es que el unico que conozco la tiene mas negra que el kuntakinte :P. Oye que me ha gustado un monton pero que nos dejas siempre ahi con la intriga ;D. ¡Que se quite la ropa ya!XD. Besitos

Polie dijo...

vaya...le damos un poco de perversidad al señor alma blanca a ver si deja la timidez de lado...
mentira, me gusta Victor, es como un niño no oculta sus emociones, pero tampoca las grita.
beso!!

Passion dijo...

OKEY. Esperando tus respuetas...comencé a dar vueltitas por odiseas, y observé que te llamás josemy?? me gusta!
Muy cool la foto del perfíl WOW!!
jaja...besos argentinos!

La Dulce Pena dijo...

Passion, sí esos momentos de imaginación son de lo mejorcito... jeje, me alegro que te guste.
Besos y Abrazos españolitos.

Títir, no sé, según el libreto del último disco de Lándevir, en una parte el protagonista que se llama Víctor dice algo así como "Alma blanca me llamé..." (Ahh, el prota es un vampiro que va matando sólo criminales, está muy bien la historia del disco).
Jajaja, uno que ya le pilla el truquillo a esto de la intriga, igual os hago esperar un poco aún hasta que se desnuden, porque no tengo demasiado tiempo... O igual no se desnudan nunca... jaja

Polie, jeje, probemos a darle a ver que hace... Cómo un niño pequeño, inocente y tímido... :)

Passion (otra vez), ¿¿Qué?? ¿Cómo has llegado hasta allí? Uhmm... será por la barra de arriba, jeje, yo sólo me respondo.
Pues sí, me llamo, me dicen Josemy, de José Miguel. :) Me alegro de que te guste la foto.

Besos para las 3, y gracias por seguir a este loco... ;)

PIER BIONNIVELLS dijo...

Bueno bueno..
Esto se pone bueno, mi dulce pena!..
Espero que ahora victor sea menos timido, y se tire al vacio a por todas...
Me gusta me gusta..
te sigo leyendo.
un abrazote guapo.

La Dulce Pena dijo...

Pier, sí se pone bueno... no sé si se tirará... pero, nadie se lo impide... ;)

Abrazos guapa, gracias.