Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

En Honor a J.R.R.

24 julio 2008

Ha pasado poco más de dos meses, pero, ha parecido una eternidad. ¿Cuántas veces habré entrado en la habitación creyéndo que aún estabas sentada en la cama? ¿Cuántas veces habré tenido miedo al entrar por la mañana temprano para no despertarte? ¿Cuántas veces habré esperado oírte decir "¿Ya te vas?", "Sigue durmiendo", "Desde lo alto de la casa de la Isa te escuché llegar", y todas esas frases que solías decirme, y que, se apagaron en la nada...

Fueron muchos años juntos, y los seis últimos todos los días, por eso, ahora, se me hace raro retomar mi vida a aquel punto anterior, cuando llegaste a mi casa, hubo muchos cambios, yo me cambié de habitación, luego me volví a cambiar... Si madrugaba tenía cuidado de no despetarte, jugaba contigo a darte esos besos que siempre me pedías, y yo, para hacerte de rabiar no te daba, pero, siempre alguno se escapaba. Ahora todo eso lo echo de menos. Esas tardes merendando con mi novia, y tú contando las historias de siempre.

"Ponme los toros, pero los del campo que me gustán más", o "Esta tarde hay corrida de toros", son frases que no volverán a sonar, programas, que no volveré a ver (al menos no sin un recuerdo amargo), algunas veces, de casualidad he visto un poco de Toros Para Todos, pero, no puedo, lo quito al segundo, me recuerda a ti. El hueco que se quedó en la sala de estar, recoger los domingos para venir a las 4 de la tarde, que siempre eran las seis. Son cosas que no volverán a pasar.

Hoy recuerdo aquellos días, tus últimos días, como si fuesen un sueño, me viene a la cabeza, cuando entre mi madre y yo, te sujetábamos y alzábamos en la cama, porque tú ya no podías subirte por ti sola, y sólo hacías moverte. Casi ni siquiera podías hablar, sólo tus quejidos, tus "Aiiss" que hoy tanto echo de menos. Cómo te fuiste sin avisar, ya que, en tu primera operación de cadera, la que hizo que todo esto pasara, hace ya casi 7 años.

Todos tus deseos, tus preocupaciones por tus hijos, por tus nietos, y tus biznietos. Lo contenta que estabas porque para la boda de tu nieto, él te había dicho que te quería en la iglesia la primera, y por desgracia, no se podrá cumplir su deseo, ni el tuyo de estar allí, cómo querías reunirnos tanto a todos, y siempre fallaba alguno, siempre el mismo, pero, siempre tu "hijo predilecto". Pero, ya no importa, hace poco estuvimos juntos, ojalá hubieras estado allí, pero sé que estarás en algún lugar... tú tenías esa fe. Ahora, al fin has podido reunirte con tu amor, ese amor del que te despediste demasiado pronto...

Y ahora, para despedirme... recuerdo estas palabras, de Mägo de Oz:

Echo de menos el llegar
y oír tu voz...

Un beso, adiós, cuídate.
No nos olvides, muy pronto,
Nos volveremos a ver.

7 Vencidos:

Carlota dijo...

Yo creo que ella, esté donde esté, y no me extrañaría que no os pierda de vista, estará muy orgullosa de esto que has escrito... y de haber disfrutado de una familia así. Un abrazo enorme.

Marju dijo...

ay! se nota tu tristesa y nostalgia....me llegaron al corazon ,se lo q se siente al perder un ser querido ....se extraña un monton...y no te acostumbras al sitio q keda vacio y rechazas todo akello q puede remplazarlo.......pero estoy segura q ella(como tu dices) los esta viendo...y muy bien acompañada (por su amor)....saludos n_n

La Dulce Pena dijo...

Gracias, Carlota, yo también quiero creer eso... Otro abrazo para tí.

Marju, no sabía mis letras fueran tan profundas... Sí, es difícil acostumbrarse... Eso espero...

Abrazos y gracias a las dos...

Luna Carmesi dijo...

Los recuerdos estan para desmostrar afecto. Tal vez nos inunde la tristeza pero ella debe convertirse no en pesimismo si no en pensar en lo mucho que nos ha querido esa persona y 'las huellas' que nos ha dejado...
Un beso.

La Dulce Pena dijo...

Luna, la tristeza no sirve de nada, pero, todas las huellas y su amor, sí nos ayudarán a seguir adelante. Gracias.

Besos


PD: Acabo de darme cuenta que me equivoqué al escribir la entrada, y no ha sido un mes, sino dos los que han pasado.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Querido amigo.
Una entrada hermosa, llenos de recuerdos lindos y de sentimientos únicos y especiales.
Espero que en el cielo existan teles celestiales y asi ella podra ver sus toros y recordara sus tardes a tu lado y esos besos pedidos .
Solo me queda decirte que cada uno tiene su tiempo en esta vida.. y todos vamos a parar a la misma nube.Algunos se van antes y otros esperamos con miedo nuestra hora.
Pero no por ello olvidamos a aquellos que una vez existieron y compartiaeron parte de su vida con nosotros.
que estes bien.
te dejo abrazos.

La Dulce Pena dijo...

Pier... Mi Dulce Pier... muchas gracias por tus palabras, me han gustado mucho, y me has animado... en estos días de vacaciones, cuando ha estado su hermana en mi casa del campo, la he echado aún más de menos...

Algún día la volveré a ver en la nube... ;)

Abrazos guapa