Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Algún Día Lo Sabrás

08 noviembre 2007

Volví a soñar contigo, otra vez los dos,
Otra vez nos besámos de forma imprevista.
Al rozar tus labios, te ruborizaste,
Y con esa belleza, que sólo tú posees...
Con cierta ingenuidad, pregustaste que hice.

Al despertar, por un instanté cambié
Sueño y realidad. Y creí que existió ese beso.
Mas, pude comprobar que sólo fue deseo.

Quise hacerte saber que te besé,
Por eso escribo este poema,
No sé si lo leerás, no sé si sabrás
Que es por tí... Pero consigo
Callar mi alma, calmar mi ser.

Quizás nunca te besaré en los labios,
Pero siempre llevaré en mi alma
El recuerdo de tus besos, tu dulce recuerdo.

5 Vencidos:

La Dulce Pena dijo...

Experiencia vivida la madrugada del jueves, y escrito con estas palabras el mismo día en el descanso de la EOI

María (Luna) dijo...

Oooooooohhhh!

Je,je que romanticon estás.
Muy bonito. Si es que el sueño y la realidad estan en un abrir y cerrar de ojos y a veces soñamos hasta lo hacemos despiertos y con los ojos bien abiertos.

Besitos (yo mañana tengo fiesta)

La Dulce Pena dijo...

Muchas gracias... Lo más bonito es soñar despierto, sobre todo si se cumplen...

Que bien vive, no?? ¬¬ ajaja

venus dijo...

algun dia sabras que verdaderamente yo si te ame.. en sueños.. en besos.. con deseos de fuego.. con recuerdos, con momentos, con risas , con llantos, con furias y penurias, te ame como sé ... te ame con lo que soy.. con lo que tengo.. y ese fue de mi para ti mi ofrecimeinto.. amarte con todo, con esencia y cuerpo....
pero no fue.... no fue.....simplemente no fue


un beso

El Ángel del Dulce Dolor dijo...

No siempre es fácil distinguir un sueño de una realidad... y no siempre queremos saber distinguirlo. Es más bonito mantener el misterio