Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

El Silencio de La Noche

21 noviembre 2007

Esta tarde, cuando llegué de la universidad, encendí mi PC, y me dispuse a revisar el correo, no sin antes, ponerme como música de fondo algunas baladas... Revisé el correo, y había algunos avisos de comentarios en este blog, uno de ellos era de María (Luna), me avisaba que ya había completado el cuento, de Las Blancas Meigas (Parte I, Parte II, Parte III, Parte IV, Parte V). En cuanto tuve tiempo fui a leer la última parte. Cuando estaba llegando al último párrafo, empezó a sonar El Silencio de La Noche, de Sangre Azul (arriba está la canción, y aquí para descargar).

Esto, quizás, haya sido por azar, pero de esta forma la canción le ha dado una fuerza especial, al final del cuento. Y el cuento a la canción. Han sido unos pocos segundos, pero para mí mágicos, he de decirlo. A todos los que leáis esto, os recomiendo que escuchéis la canción, de verdad merece la pena, la letra aquí os paso el link.

No sé como explicarlo, pero esta canción me recuerda, a mi vida varios años atrás... y también al presente. Yo sentía (y aún siento a veces) que viajaba sin dirección, no decidía sobre mí, iba donde decián. Buscaba ese amor, ese amor que tardó en llegar... Esa pequeña vocecilla, esos ánimos interiores para seguir... Y sobre todo, esas cosas, que se abandonan, pensando en cierto modo, que volverás, pero no, nunca se vuelve...

Hay otra frase, que ha llegado hasta lo más profundo de mi alma, y más en estos días, en los que dudo de quién soy: "Aunque soy lo que siempre quise ser, así no lo soñé". Si algún día descubro, quién soy, y soy realmente quién quiero ser... ¿estaré bien al ser, o estaré aún peor que ahora? Estas preguntas acongojan lo que queda de mi corazón, ya quebrado, mis pocas fuerzas, y mis leves ganas de vivir...


Pero a la vez, esta hermosa balada, con sus recuerdos, con todas las esperanzas perdidas, me deja, un ápice de ilusión, levanta las leves fuerzas que le quedan a mi ser... No todo está perdido, yo tengo la última palabra, yo decido cuando acaba todo, yo elijo.

Todavía queda mucho por andar... hasta el final, hasta el final

9 Vencidos:

La Dulce Pena dijo...

Varias cosas:

1) María, no digas que tu cuento no es muy bueno, porqué es mucho mejor que mi novela... y mi novela dices que es buena... Vale, Luna Mía?

2) Si no se escucha la música me lo decís...

3) "lo que queda de mi corazón, ya quebrado, mis pocas fuerzas, y mis leves ganas de vivir..."
Texto sacado íntegramente de mi novela... ;)

La Dama de Cristal dijo...

Excelente canción, siempre me identifique con ella.

me transporte aquella epoca cuando mi ex marido me la regalo.

Solitaria en un tren sin dirección así me sentía yo... nunca perderé la ilusión. Seguiré, seguiré aun queda mucho por vivir...

Gracias por visitarme, por tus comentarios, mi casa es tu casa, visitame cuando lo desees que yo haré lo mismo porque me encantó tu blog.

Te felicito, escribes genial.
Besos!

La Dulce Pena dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Dama de Cristal, pero lo siento por remover viejos recuerdos...

Queda mucho más de lo que pensamos...

Muchas gracias!! Mi blog siempre estará abierto para tí, y para cualquiera.. Gracias de nuevo.

PD para el que la crea conveniente: Actualicé Soy El Desterrado

María (Luna) dijo...

Joder no sé com agradecerte esto. Me ha encantado el detalle todo, la canción espreciosa nunca la había oído antes es un regalo para los oídos, bellísima sin duda la melodía.

No sé que decir estoy sin palabras, tio que te daba un pedazo de abrazo.

No sabe slo mal que estoy pasando por una movida en el blog de Ez, y esto me viene que ni pintado. Gracias mil gracias y no dire nada de que el cuenro es malo.

Jo, dile a Raquel que te de un abrazo por mi.

La Dulce Pena dijo...

María, no tienes que agradecer ni decir nada, a veces el silencio dice más que las palabras, y lo sabes, ;)

Mañána le diré a Rakel lo del abrazo, pero que sepas que cuando nos veamos, este te lo guardo, para que me lo des tú...

Bueno, tú por las movidas no te preocupes... ya se irán solas...

Muchos besos, y a estar pronto al 100%, ¿vale?

Luna Carmesi dijo...

Cuando consigues que una musica, que una canción, te transmita todo eso, no hay pocas fuerzas, no hay leves ganas de vivir.
Estas vivo y venceras.

La Dulce Pena dijo...

¿Seguro que estoy vivo?

Luna Carmesi dijo...

Absolutamente.
Hay quien se fija en dar esplendor a su escaparate y poner bellos maniquies... tu no necesitas eso.
Vivo, completamente vivo.
Buenas noches. A soñar...
;-)

La Dulce Pena dijo...

Gracias...