Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Amor Prohibido

27 julio 2007

Lo sabía muy bien, no querías verme, pero yo necesitaba verte, desde aquel primer beso no podía pensar en otra cosa que no fuesen tus labios, si antes de probarlos eran mis más profundos deseos, ahora eran mi tormento siempre que no estuviesen pegados a los míos.
--
No podía soportar tanto dolor, necesitaba verte, pero ¿cómo hacercarme a ti? ¿Cómo decirle a mi novia que había besado a otra chica? ¿Que me había dado cuenta de que ya no estaba enamorado de ella? Eran muchas preguntas las que me corrompían, y apenas podía gesticular palabra.
--
Una tarde vino mi novia a mi casa, me vió así y se dio cuenta de que algo iba mal, o al menos de que no era todo como antes... Me estubo un rato haciendo preguntas, y yo como podía le respondía. Pero cuando me preguntó si realmente la amaba, un escalofrío recorrió mi cuerpo, empecé a llorar y me abracé a ella. Le dije que me había besado a otra chica, y que me había dado cuenta de que no la amaba a ella.
--
Ahora no era yo el que lloraba, era ella, me dijo que no importaba que el amor era así, unas veces era para toda la vida y otras no. Ella tenía muy claro que si yo no la amaba no iba a seguir piéndome amor, y viviendo una falsa. Cuando ella se fue, sinceramente, senti una extraña sensación de alivio...
--
Ahora que ya estaba sin pareja, podía dirigirme a ver a mi amiga, que antes me rechazó, y, quizás solo quizás, poder recibir un beso de sus labios. Sin saber muy bien porqué decidí empezar mi busqueda en aquel lugar apartado donde me llevó, y para sorpresa mía, allí estaba ella. Alli estaba sóla. Quizás me estaba esperando, o eso fue lo que quise pensar...
--
Pero no, no me estaba esperando a mi, sólo pasó por casualidad. La ví, me acerqué a ella, y ella fue la que me dio un beso, me dijo que en verdad me amaba, que en esos días después de nuestro beso no pudo olvidarme. Pero, este tan ansiado beso, me volvió a saber amargo, no podía entenderlo había sido mi deseo desde que nos despidimos aquel día, y cuando por fin lo conseguí, ¡y no me gustó!
--
--
Me despedí de ella, y me fui, estaba hecho un mar de dudas, necesitaba tiempo para pensar...

2 Vencidos:

PIER BIONNIVELLS dijo...

Sera porque cuando queremos algo lo deseamos al momento., el despues se nos hace lejano.. como si ya ese momento no era tan perfecto como soñamos, como si ya ese beso no era tan ansiado..

te sigo...

La Dulce Pena dijo...

Quizás, le aún le "dolía" la reacción de la primera vez...

Pero tienes mucha razón en lo que dices, que los momentos ya no son tan perfectos, ni tan ansiados...

gracias, y bss