Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Pánico

07 noviembre 2008

No sé vosotros, pero, yo desde pequeño, le he tenido pánico al dentista... Aún recuerdo la primera vez que me empastaron una muela, lloré, berreé, pataleé, supliqué, rogué... hice de todo, me anestesiaron, empezaron a rasparme la caries, y me dolía, me mataron el nervio, pero seguía doliéndome, tuve que aguantarme... tras eso, me empastaron bastantes más... Eso fue en segundo de ESO, o quizás primero... no lo recuerdo muy bien.

Aquellos días pasé unas tardes de un inmenso sufrimiento no os podéis hacer una idea... Desde entonces le pillé miedo, terror, pánico, cómo queráis llamarlo al dentista.

A los años, empezó a salirme la muela del juicio de abajo derecha... Lo notaba porque se me inflamban las encías, y al tiempo me iba notando un pequeño pico. Al poco, de empezar a salir esa, comenzó a salir la izquierda de abajo... Y me dolía también bastante. Las de arriba no me han estado dando esos problemas. A la muela de la derecha la notaba un poco rara, de vez en cuando, se me quedaban algunos restos de comida. Y me los tenía que sacar con un palillo de dientes, pues, para ese caso cepillárselos era inútil.

No fue hasta el año pasado, más o menos por esta fecha (creo recordar) cuando, se me inflamó la encía, y estuve una semana sin poder abrir la boca más de dos dedos, fue horrible. Un dolor inmenso, y sin poder comer. Por ello, fui al dentista, y me dijo lo que llevaba un tiempo suponiéndome, la muela estaba picada. Y, para colmo, estaba naciendo un poco torcida... Cuando digo un poco, quiero decir, haciendo un ángulo de 90º con "sus compañeras" (Si alguien quiere ver la radiografía
aquí -lo más oscuro son empastes-); pero, la muela de la izquierda estaba casi igual, también molestaba al resto de dientes.

Donde fui era una clínica privada, y me querían sacar las cuatro muelas, por un precio, a mi parecer elevado, pedí presupuesto en otra, y me dijo, que este tipo de operación me los hacía la seguridad social, pero, tardaba un poco... Así que dejé que pasaran los exámenes, y en marzo, fui al ambulatorio que me correspondía, para que ahí tramitaran mi cita, para la operación. En mayo, me llamaron del hospital para hacerme una radiografía (la que os he adjuntado), tras eso, quedaron en que volverían a llamarme, para la operación.

Este verano, me llegó una carta, en la que decía, que el dái 5 de Noviembre tenía cita en otro hospital, y bueno, un poco (bastante) aterrado por si me operaban fui al hospital. Pero, por suerte para mí, tampoco me operaron. Tan sólo me vió, y me dijo, que me volverían a llamar del segundo hospital al que fui. Ahora sólo me queda esperar, y intentar vencer el pánico día a día. Hasta el día de la operación. Os lo he contado, para intentar relajarme un poco, y ir venciendo al miedo poco a poco...

5 Vencidos:

eigual dijo...

Tranquilo, todo irá bien. Es normal que te de miedo, a todos nos dan miedo las operaciones. Pero piensa que es por salud.

Venga, ánimo... un beso.

eigual - www.escriboaqui.es

Carlota dijo...

A mí tampoco me gustan demasiado, pero no me quedó otra que someterme a varias operaciones y aquí estoy, tan pichi... no fue nada, de verdad. Un besuco.

La Dulce Pena dijo...

Eigual, gracias, eso espero... Sí, por salud, pero, tampoco me tranquiliza demasiado... jeje

Carlota, uff, gracias, espero que no sea nada de verdad. Para estar pichi como tú... ;)

Besos a las dos!

Polie dijo...

pues venga niño, enorme abrazo...
"a mi ya me las han sacado las cuatro y creeme no es de tanto trauma"
Besos!!!

La Dulce Pena dijo...

Gracias... eso espero...

Besos