Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Besugos Asados

24 septiembre 2008

Estos días, de inicio de otoño, en los que el verano pasa lentamente, y los recuerdos hacen más mella en mí sobre todo este fin de semana, en el que por suerte he podido compartir con algunos familiares. Por ello, o quizás por algunos post de eigual, a mi memoria vinieron los recuerdos de aquellos días en los que, en el patio de mi abuela, ella asaba besugos en su brasero.

Aquel brasero, por llamarlo de algún modo, era una pequeña estrutura cilíndrica de chapa, con una apertura en forma de semicírculo para introducir el carbón, y por la parte de arriba unos pequeños triángulos, para apoyar la parrilla, con tres patas un poco frágiles. Además, era tan pequeño que si el besugo era un pocó más grande de lo normal, la cabeza y la cola se quedaban fuera del brasero.

Recuerdo también, cómo los hacía ella. Muy, muy hechos, no tanto como carbonizados, pero si por ella, fuera, carbonizados serían. Y, lo primero que se comía era la cabeza, y me dejaba a mí la parte de la cola que era la que menos espinas tenia... Qué tiempos aquellos, qué felices tiempos...

Después, las cosas se tornaron y no hubo más besgos, ella se cayó, y se partió la cadera, pasó un par de semanas en el hospital, y por las medicinas, no conocía a todos los que iban a visitarla, daba algunos problemas por la noche... pero, siempre tuvo allí a sus hijos y su familia para cuidar de ella. Tras, eso, salió de allí, y vino a vivir a mi casa, durante seis años. En ellos, no volví a probar los besugos en aquel pequeño brasero; ni volveré...

Pero, no estoy triste, al menos no demasiado, pues, me llevo el recuerdo, y ese recuerde permanecerá por siempre...

12 Vencidos:

Carlota dijo...

mmm... casi hasta me llegó el olor, debían estar buenísimos... y sí, el recuerdo es lo que queda, disfrútalo :). Besos.

Luna Carmesi dijo...

Hmmm
Es increible, al final la cabecita tambien funciona bien para el buen regusto!
Disfrutemos...
Y a planificar los findes...
;-)
Muaaack!

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Piensa en la suerte que tuviste de tenerla y de comer esos besugos, pero NUNCA en que no vas a volverlos a probar. Disfruta de lo que tienes en cada momento, así tendrás siempre su regusto.
Un besazo y un fuerte abrazo.

La Dulce Pena dijo...

Carlota, estaban buenísimos. Lo haré...

Luna, jaja, todo servía.
(Yo planifico, pero apunta lluvia...)

EnLaOscuridad, sí, he de ser positivo y quedarme con lo bueno.

Besos a las tres!

La Dama de Cristal dijo...

que haríamos sin los amados y aveces tan odiados recuerdos, mi querido amigo, si son los que nos dan vida en muchas ocasiones y mas uno tan hermoso como el de tu relato...
Hermoso relato hasta disfrute el delicioso olor que desprendía el pescado al asarse.

Besos!!!

La Dulce Pena dijo...

Sí, Dama, los recuerdos forman parte de nosotros...
Gracias, me alegro que vosotr@s también hayáis podido oler los besugos...

Bss

eigual dijo...

Siempre he pensado que el recuerdo es todo lo que somos. Y lo que podemos llegar a ser.

Un gran abrazo.

eigual - escriboaqui.es

La Dulce Pena dijo...

Eigual, tienes razón. Me gusta esa forma de pensar.

Abrazos

Estefania dijo...

El tiempo pasa y las cosas cambian, pero los recuerdos perduran. Yo me acuerdo mucho cuando de pequeña me paseaba por mi barrio de Granada, mi ciudad natal, con mi abuela y me compraba una patata asada que me la comia por el camino je. Desde que murió apenas pasamos por Granada, pero la vida continua y hay que disfrutar del momento (claro está sin olvidar el pasado).

Asi que CARPE DIEM!! y no te agobies con los estudios que te veo venir jeje

La Dulce Pena dijo...

Hermosos recuerdos...

PIER BIONNIVELLS dijo...

Amigo.
Que bueno que hayas podido conocer a tua abuelita y compartir esos momentos con ella.-
Es verdad todo queda en el recuerdo! pero cuando es asi tan tierno como el tuyo! no se olvida jamás.
abrazos.

La Dulce Pena dijo...

Pier, sí al menos la pude conocer y disfrutar...

No, no se olvidará.... Abrazos