Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

2-02-05: Empezó Todo (II)

27 julio 2008

Pero, además, por aquellos días, yo estaba echo un Don Juan, gracias a las canciones heavys, y le mandaba pequeñas estrofas de amor a una vieja amiga, y muchas veces, le dejaba el móvil a Raquel para que los leyerá. Inocente de mi, que lo hacía sin maldad, y en ella se levantaban unos celos incipientes hacia esa chica... Pero, yo seguí igual, mi relación con ella, parecía estar en un punto muerto. Hasta que un día casi a finales de enero, dí el paso. Le dije lo que sentía, pero no así de claro...

Le mandé varios sms, uno en los que le decía (más o menos textual) "...tengo que tener un hechizo de magia negra o algo, porque cada vez que me enamoro la chica se aleja de mi irremisiblemente...", con ese mensaje la dejé un poco a cuadros, y cuando ella me pidió que me explicara le dije, que la que me gustaba era ella, y antes de que pudiera contestarme le apagué el móvil. A la mañana siguiente cuando lo encendí, la respuesta no era la que esperaba, era algo así como "...tenemos que hablar, pero cara a cara...". Y yo, lo entendí como un NO me gustas; tras eso, le pedí perdón por declararle mis sentimientos...

Y aquella mañana me fui de piarda, y en una tienda de ropa, cuando iba con mi hermana, una amiga -a la que luego descubrí que yo le gustaba-, la chica que cité en la primera parte que me gustaba, y dos más, recibí un mensaje suyo, diciéndome que yo también le gustaba, pero, que estaba dudándo entre yo y otro chico, y necesitaba aclararse. Y, bueno, sin ahondar en muchos detalles, sino se hará muy extenso... el sábado siguiente, nos vimos pero no dijimos nada, y no fue hasta el Miércoles 2 de Febrero; que también me hice una piarda con mi hermana, que iba al dentista, y la chica a la que yo le gustaba; cuando fui a Periana, y emepezó oficialmente mi relación con ella.

Fuimos en autobús, y comimos en un bar, a las cuatro o cuatro y media, fuimos a su casa para ir a dar una vuelta, mientras mi hermana subió a su casa, yo me quedé con mi amiga en la calle, y aproveché para mandarle un sms a un amigo para que subiera y aprovechar y salir con él también. Dimos un paseo por el pueblo, nos cansamos de andar, llegó la hora de la cita al dentista de mi hermana, y se fue para allá, mi amiga también, entonces, quedé sólo con ella, y con mi amigo por desgracia. Ella ya queria irse, pero, la convencí de echar el último billar antes de irse.

Al llegar al Kaya, cómo éramos tres, estaba claro que o no jugaba uno, o eran dos contra uno. Ella, me dijo, "Tú juegas con tu amigo, y yo sola. ¿O tienes miedo de que te gane?". Yo, esta vez, le respondí, "Sí eres tú, me da igual que me ganes". Pero ella no supo ver las intenciones de la frase, y me dió un leve guantazo, el cúal yo se lo devolví, diciéndole, "¡Qué era un piropo!"; y ella, me lo volvió a devolver, diciéndo que yo no le pegaba, pero, esta vez, ví venir su mano, e intenté inclinarme hacía atrás para esquivarlo, con tan mala (o buena) suerte, que me dió en la patilla de las gafas, las tiró al suelo y se rompió el cristal. Mientras tanto mi amigo iba colocando las bolas del billar.

Cuándo ella se dió cuenta de que se me había roto el cristal de las gafas muy preocupada me pidió perdón, y yo le contesté que la perdonaba si me daba un beso. Y he aquí por una confusión suya, y mía, el beso que yo pedí en la mejilla, y ella, no sabía dónde darlo, acabó fusionando nuestros labios. Yo, ví su cara, y pensé que ella iba a darme el beso en los labios, entonces, cambié de idea y yo también fui a los labios. Tras ese primer beso indeciso, e inocente, me preguntó si la perdonaba, yo le susurré al oído: "Yo a ti, te lo perdono todo...". Y volvimos a besarnos, esta vez, sabiendo lo que hacíamos y el tipo de beso que queríamos. Entonces, yo le pregunté:

-¿Estamos juntos?
-¿Tú quieres estar conmigo?
-dijo ella, con una sonrisa en los labios...
-¿Yo? Siempre...

Y desde entonces han pasado algo más de tres años y cinco meses...

8 Vencidos:

La Dulce Pena dijo...

Al final la historia que pensé para una sola entrada, se ha alargado hasta dos (y tres no hubiera venido mal). ASí, poco a poco me vais conociendo algo más, pues todo es real.

Carlota dijo...

Me alegro mucho por los dos, que seaís muy felices :), eso sí: qué es irse de piarda? de compras, de juerga? besos.

eigual dijo...

Preciosa historia!.

Que suerte tiene ella, y que suerte tienes tú ¿verdad?. De tener una historia como esa.

Un fuerte abrazo!

La Dulce Pena dijo...

Carlota, muchas gracias guapa! Irse de piarda es faltar a clase, pero, en aquella ocasión la aprovechamos para irnos de compras..

Eigual, gracias guapa. Sí los dos tenemos mucha suerte... jeje

Besos!

Marju dijo...

q bonita historia.....como lo dije antes de la vida real (ve q si me acuerdo? n_n)...y q bueno ...esos besos asi medios q salen desprevenidos sin avisar...son los mejore....y seguro habra parte tre verdd??...con lo nenes y todo..jajaja n_n besos...

PD:YA VOLVÍ n_n

La Dulce Pena dijo...

jajaja, Marju, gracias por volver... me encantan esos besos qeu no sabes si son besos o que serán... jaja

Bss

PIER BIONNIVELLS dijo...

Ya lo leiii siiiiii..
Un final magico.
Nada como ese primer beso para unir a dos almas enamoradas.
Me alegra tanto que sigan juntos..
No la pierdas guapeton...

te dejo abrazos.

La Dulce Pena dijo...

Sí, nada como el primer beso... Gracias, en eso estamos, en no perderla...

Abrazos