Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Dafne

21 noviembre 2007


Todos los días las ninfas se reunían en el bosque para cantar. Dafne, era la que mejor lo hacía de todas. Un día como otro cualquiera, o eso creyó Dafne, el dios Apolo, estaba paseando por los bosques, a lo lejos, le pareció oír una dulce voz, seguido por su instinto, no resistió en adentrarse en el bosque, para averiguar de dónde provenía esa maravillosa voz…

Por fin la tenía frente a sus ojos, la voz era de Dafne, una hermosa ninfa, que además de su belleza, poseía una espléndida voz. Apolo la miraba fijamente, las ninfas que se dieron cuenta de ello, poco a poco se iban alejando y dejando a Dafne sola, que no se percataba de que era espiada. Hasta que al girarse y ver que estaba acompañada, paró de cantar y se quedó inmóvil, paralizada por el miedo. Sus ojos, de forma sutil, intentaban buscar un sitio dónde ocultarse, dónde huir, pero no encontraba ninguno.

Apolo, intentaba acercarse, le iba susurrando palabras de amor, de deseo… Dafne intenta disuadirlo, debía conservar su virginidad… pero Apolo, no entendía eso, se acercaba más y más. Esta en un principio inmóvil por el miedo, ahora empezó a correr, correr sin dirección, pero con el único objetivo de alejarse de ese hombre. Apolo que seguía sin entender una simple ninfa deba ser virgen, que no quiera entregarse a sus brazos, a los brazos de un dios… Al verla huir, la persigue de una forma veloz.

Dafne, tropieza con una de las ramas del bosque, se desgarra la ropa, intenta levantarse, pero se vuelve a resbalar, se daña las piernas, la sangre inunda su, ya, destrozada ropa... Apolo, esta a punto de alcanzarla, la ve de esa forma semidesnuda, su pasión crece por segundos…, pero Dafne en un intento desesperado, suplica a la tierra, a su padre, el río Peneo, que la salve de tal destino… vuelve a suplicar, esta vez llorando de desesperación, como no ocurre nada, volvió a levantarse con las pocas fuerzas que le quedaban, y siguió corriendo.

Si al levantarse sentía que Apolo estaba más cerca de ella, ahora, sentía como sus extremidades se volvían más rígidas, más inflexibles, y disminuía su movimiento, desesperada, preguntó al aire ¿por qué? Hasta que se dio cuenta de que esa rigidez, no era tal, sino robustez, su piel estaba recubierta por una corteza. Apolo, al ver tal metamorfosis, vuelva a paralizarse, a escasos metros, contempla como los dedos de Dafne, se alargan, se convierten en hojas, cada vez más, más, y más rápido, paralizado por el miedo, no puede actuar, no puede pararla.

Cuando consigue darse cuenta de todo lo que ha pasado en un simple instante, Dafne, ya carece, de manos, de rostro, de pies, de todo carácter, que la pudiera relacionar con una ninfa, ahora sólo es un árbol, un simple árbol, al que acercarse, y llorar. Arrodillarse, y quién sabe si quizás, coger alguna hoja, coger una parte de lo que nunca poseyó como recuerdo. Como recuerdo del deseo…

7 Vencidos:

La Dulce Pena dijo...

Dafne!! Hace tiempo que te prometí esta entrada, pues hoy ha llegado el día... espero que te guste, y que me comentes para "revisar" la historia... que yo de esto entiendo poco...

Bss...

Dafne dijo...

Oh oh oh!!!!!!!

Muchas gracias Asta!! Me ha encantao!!! Esta perfe!! Lo unico así q se sale un poco de la historia es cómo y xq se enamora Apolo de Dafne, pero tu versión me gusta más :D

Un besazo!!

La Dulce Pena dijo...

Jeje, es que sinceramente, no tenía ni ideaa del enamoramiento.. entonces de esta forma, consigue un tono más humano, y más erótico... jeje.

Me alegro de que te haya gustado, no des las gracias... que hace ya mucho tiempo que te prometí que lo haría, y he tardado mucho...

Bss! Y gracias por comentar...

PIER BIONNIVELLS dijo...

Corre dafne.. corre dafne..
Le gritaba mi corazón mientras te leia..
Has hecho que me meta en tus lineas imaginandome..a apolo que cogia a la chica.. de verdad ..esto es un sufrimiento.. pero del bueno..jijiji..
Pero es que me creo todo..
Y me gusta como lo has dscrito.. el final es memorable..

Quien no ha querido alguna vez desaparecer en la nada.. o que la tierra le tragase...

abrazos.. me ha encantado chama.

La Dulce Pena dijo...

Muchas gracias por las palabras, Pier...

Me alegro haber conseguido eso, me has levantado la primera sonrisa del día...

Bss, y gracias

PD: He corregido un par de errores de expresión, que no quedaban del todo bien, pero la historia no ha cambiado... ;)

BELMAR dijo...

Arroyo...

La Dulce Pena dijo...

Belmar, y ese arroyo?