Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Adelanto...

25 noviembre 2007

Como muchos de vosotros sabéis, además de este blog, y los otros dos, estoy intentando escribir una pequeña novela de título homónimo a este blog. Algunos bloggers, creo que todos han sido chicas, menos Padi, ya lo habéis leído, pero una “edición” anterior, entonces sabréis más o menos, en que parte va este minúsculo avance. Y los que no lo han leído, para que sepan que estoy escribiendo una novela, y que no todo es lo que parece… ¿verdad?


Aún recuerdo la primera vez que me besó, fue un mes antes de marcharme de allí, su beso me supo a miel, pero su recuerdo, a hiel. Aún hoy no entiendo muy bien, en qué me descuidé para que lograra hacerlo, pero lo que sí recuerdo era que la miré perplejo, con unos ojos casi amenazantes, ella se dio cuenta, y me pidió perdón con dos lágrimas en los ojos, entonces le dije:
- Paloma, no te preocupes. No es tu culpa. Sólo que, tu beso ha removido las ascuas de un fuego que me quema por dentro.
Acto seguido, fui yo quien la besé, de una forma tan suave y sutil, que no entiendo en qué momento se desvió tanto la pasión, que ese beso llevó a otro, luego otro, las lágrimas de sus ojos desaparecieron, me agarró de la mano y me sonrió.

Tiraba de mí, me dijo que su casa estaba vacía, yo la seguía, volvía a ser feliz. Llegamos a su casa, abrió la puerta, entró ella, entré yo, la cerré sin poder dejar de mirar sus ojos, su cuerpo. Poco a poco la inercia nos llevaba hacia su cuarto, al andar me descalcé los zapatos, ella hizo lo mismo, miradas cómplices entre los dos, nos hicieron entender que ese era el momento. Se quitó la pinza que le sujetaba la cola, su melena castaña se repartía, por igual entre la espalda y su pecho. Ese pecho abultado en el pequeño sostén y la blusa, ceñida, con un par de botones desabrochados hicieron que mi pasión creciera por segundos.

Allí nos encontrábamos sobre la cama, besándonos, sobraba la ropa, sobraba la cama… Como animal en celo, le despojé de la blusa, ella hizo harapos mi camiseta. Pude contemplar su pecho, casi desnudo, moverse al son de su respiración, una respiración de deseo. Me volvió a sonreír de una manera juguetona, mientras se desabrochaba el sostén, y dejaba su pecho al aire, para mi fruición, para mis manos. En aquel instante, no hubo que mediar palabra, los dos a la vez nos quitamos los pantalones, si antes me sorprendí con su pecho, el secreto que guardaba los pantalones, no era de menor importancia, aquel sutil tanga, que dejaba tan poco a la imaginación, esa imaginación, que no puedes controlar y acaba por arrebatar el control de tu cuerpo, hizo que se lo arrancara, para luego hacer el amor durante toda la tarde.


PD: Los que ya la habéis leído, ¿qué os parece este cambio? Os vuelvo a decir, que vuestra opinión ha sido muy importante, por qué me habéis ayudado a mejorarla. Y, si queréis, espero que siga siendo así. Y para los que se enfrentan por primera vez a la novela, ¿qué os parece?

11 Vencidos:

El Ángel del Dulce Dolor dijo...

Pues yo no lo sabía, no puedo compararlo, pero seguro que ya no puedes mejorarlo más. Está muy bien. Me han sorprendido ciertas palabras inusualmente cultas (además de una inusual escasez, por no decir ausencia, de faltas de ortografía, jeje, vas mejorando)

La Dulce Pena dijo...

Jajaja, uno que tiene ases bajo la manga... Y para que veas, que hasta si yo me lo propongo puedo escribir sin faltas...

Me alegro de que te guste, a ver si otro día subo más, es que me he tirado todo el fin de semana, para revisar un capítulo, y es lo único que tengo revisado por ahora...

La Dama de Cristal dijo...

Vas a tener que apurarte en revisar la novela para que la publiques rapido y que podamos seguir deleitandonos con tus letras... me encanto!! te felicito y me fascino la parte donde dice "sobraba la ropa, sobraba la cama"

Gracias por tus visitas y voy a seguir tu consejo no voy a regresar el amor que me robe... me lo voy a guardar bien profundo.

Bss y apurate con la novela je!

Luna Carmesi dijo...

A mi me parece bien el cambio...
Pero dejame una segunda lectura mas reposada...
Besos.

La Dulce Pena dijo...

Dama, si me lo pides así... me tendré que dar prisa.. jajaja.

Quería dar a entender que en ese momento sólo importaban los dos, nada más...

Luna, gracias por la opinión, ¿tú te leíste la edición en la que ya estaba Paloma, o aún no estaba? jejeje, es que como la estoy modificando cada dos por tres... ;P

Bss a las dos y gracias.

Luna Carmesi dijo...

AaaH
NO tengo esa segunda version!!!
Al final la va mas enumerar como un progrma informatico!
3.2?

:-P

PIER BIONNIVELLS dijo...

Yo tendre que echar una pasadita más..
Me gusta esta parte, la siento más humana más carnal..
permiteme volver a releer.. y asi te digo.. vale..

abrazos..

PIER BIONNIVELLS dijo...

Si.. me gusta esta..
Una vuelta perfecta de hoja..
Un encontrarse a si mismo y con ello el amor..

Yo me quede con este..

pues nada.. hasta aqui te dejo mi huella.. y esperando tu proximo post me despido.. que tengas buenas noches..

abrazos..

La Dulce Pena dijo...

JAJA, Luna esa segunda versión, en realidad es la V, creo, o la cuarta vez que repaso la novela, e intento alargarla.. jajaja.

Dejemos la informática, pa los profesionales, yo les estoy poniendo El Rincón de Los Vencidos I, II, III... sino no acabaría, 3.2.1.4. jaja

PD: Ahora mismo el capítulo IX, que es ese, sólo lo tenemos y, y María (Luna) que pa eso me hizo la portada...

Gracias Pier.. tus comentarios me ayudan mucho. Muchas gracias guapa, espero verte por aquí pronto...

Luna Carmesi dijo...

Estoy... fatal... con un tema de auditorias.
Espero que me envies tu ultima version. Ahora no. Antes de Navidad.
Si puede ser...
Merci.

La Dulce Pena dijo...

Luna, en cuanto esté completa la edición, tienes una copia, pero para eso aún queda, ultimamente no tengo mucho tiempo...