Dejé vencer mi alma, y por fin viviré en paz... En este Dulce Rincón, con esta Pena Vencida. Adiós La Dulce Pena. Adiós El Rincón de Los Vencidos. Todo tiene un principio, un fin y un motivo por el que existir: Este Rincón ya encontró el suyo, ahora es hora de delegar en La Piel de Una Promesa.
La Piel de Una Promesa

Accidente...

17 octubre 2007

Vas por la calle, pensando en tus cosas, de repente ves un grupo de niños pequeños saliendo de una iglesia, te recuerdan a tus tiempos de catequesis, y sonries por dentro. De repente se te cruzan, te tienes que parar si no quieres tropezar, al instante prosigues tu camino, ves un chico, da igual ves tantos, por fin llegas a tu destino.

No tardas ni 2 minutos en él, te vuelves hacia tu lugar de origen, al lugar al que regresar... vuelves sobre tus pasos, ahora estás en el mismo sitio donde se te cruzaron los pequeños, ya no están en su lugar escuchas unos silbatos de policía, prosigues, y los silbatos no se apagan, te vas acercando al origen de ellos, están al acabar la calle.

Llegas allí y ves mucha gente aglomerada, piensas, ¿Tan raro es que la policía trabaje?, pero no, no es por eso, hay un chaval tumbado en la carretera, y la policía está guardando el tráfico, te detienes un instante, ves la situación y la analizas:
-El chico en el suelo, parece que se mueve, ¿pero porqué le han metido la mochila debajo de la cabeza?
-Toda esta gente aquí parada, casi todas mujeres mayores (entre los 40 - 50 años) paradas, sin haer nada de provecho por el joven, ni por nadie.
-La policía controla el tráfico para que no ocurra otro accidente, o se empeore el actual.

Luego piensas que puedes hacer tú, y lo primero que recuerdas es que hay que prevenir más accidentes, ya está controlado, ayudar al herido, está consciente y respira porque lo has visto moverse, bien; no puedes hacer nada execto llamar a emergencias, está la policía, ya han llamado. Por tanto, tu única opción es irte de allí, para poder dejar que la ayuda acceda con rapidez.

Prosigues tu camino, pensando en que has actuado todo lo mejor que sabes, antes de salir de la multitud escuchas que lo ha atropellado un coche, y piensas, piensas... ¡¡ESTE ES EL CHICO CON EL QUE ME CRUCÉ ANTES!! Cuando por fin sales de la muchedumbre, ves que sigue aumentando que cada vez hay más gente, sus instintos de curiosidad sólo empeorarán la ayuda recibida por el chico.

Cruzas un par de calles, y ves otro coche de policía que se dirigirá al accidente, luego un poco más adelante una ambulancia que también se dirige a tal... Esperas que todo vaya bien.


PD: La historia es absolutamente real, del día 17/10/2007 a las 18:10 aproximadamente, las sensaciones son las que me rondaban la cabeza en esos momentos.

2 Vencidos:

María (Luna) dijo...

Madre mía, siento que tuvieras que presenciar esto.

¿Has leido a simpulso? ... Es que hoy habla de que a atropellado a Dios y me he acordado al leer lo tuyo.

Besos

La Dulce Pena dijo...

Sí, sí lo he leído...

Gracias.

PD: Igual empiezo con otra novela, ya veré como viene el finde.